Iglesia en España Última hora

«Que la paz del pueblo Líbano sea una realidad»

A través de las redes sociales, la Iglesia española ha mostrado su solidaridad con los ciudadanos de Beirut tras las explosiones que dejan ya más de 100 muertos y 4.000 heridos. «Oremos por Beirut y el entero pueblo del Líbano a fin de que la paz sea una realidad. Que Dios conceda el descanso a las víctimas, cure los heridos y consuelo a sus familias», escribía en un tuit el obispo de Ávila, José María Gil Tamayo.
También se sumaba a las condolencias el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, que pedía «oraciones por nuestros hermanos del Líbano».
Las primeras investigaciones apuntan a que estas explosiones fueron causadas por la detonación de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que estaban almacenadas en el puerto de la capital libanesa.
Este fertilizante es la base de muchos fertilizantes nitrogenados. No son productos combustibles, sino oxidantes. Su detonación es posible en dosis medias y altas y en presencia de sustancias combustibles o fuentes intensas de calor.
La crisis nacional en el Líbano ha provocado que la tensión siga siendo alta. Mientras la mayoría de los habitantes sufren de hambre, la pandemia de coronavirus está agravando gravemente la situación. En este contexto de inestabilidad política y social, el pasado 24 de julio el CMI (Consejo Mundial de Iglesias) expresó «su gran preocupación y aprensión» por este país.
«El Comité Ejecutivo del CMI -dice la nota- está profundamente alarmado por las crecientes crisis que han afectado al Líbano en las últimas semanas y meses, las numerosas dificultades sociales, económicas y políticas que han surgido y los desafíos relacionados con la soberanía del país». Además, la situación actual es «aún más perjudicial para los grupos ya vulnerables de mujeres, niños, discapacitados, trabajadores migrantes y refugiados».

Print Friendly, PDF & Email