Revista Ecclesia » ¿Qué es la indulgencia Plenaria de la Porciúncula?
Asís
Iglesia en España Última hora

¿Qué es la indulgencia Plenaria de la Porciúncula?

Los días 1 y 2 de agosto se puede ganar la Indulgencia Plenaria de la Porciúncula o Perdón de Asís visitando una iglesia Franciscana de Frailes y de Monjas Clarisas. La etimología procede del latín portiuncula, diminutivo de portio, pedazo.

La historia se remonta a los tiempos del Papa Liborio (352-366), cuando los eremitas del valle de Josafat llevaron a la basílica de Santa María de los Ángeles de Asís unas reliquias de la tumba de la Virgen. De acuerdo con la misma tradición, a mediados del siglo VI, pasó a depender de san Benito. Poco se sabe de ella hasta que, a principios del siglo XIII, el abad de San Benito del Monte Subasio se la confió a san Francisco de Asís, encomendándole una función bien precisa: convertirla en la sede de su orden.

¿Cuáles son las condiciones que se deben cumplir para ganar esta Indulgencia Plenaria?

1.- Hacer una buena y dolorosa confesión, a no ser que la persona que quiera ganarla se confiese cada ocho o quince días, pero todos deben estar arrepentidos, en el acto de ganar la indulgencia, de todos sus pecados, hasta de los veniales. Puede hacerse ocho días antes o dentro de los siete días siguientes.

2.- Es indispensable comulgar el día 1º de agosto o el día 2 de agosto o dentro de los siete días siguientes. Tanto la confesión como la comunión pueden hacerse en cualquier iglesia.

3.- Visitar en el dicho día entre el mediodía del 1º de agosto y el crepúsculo del 2 de agosto una iglesia franciscana con intención de ganar la indulgencia, rogando a este fin por las intenciones del Romano Pontífice Padrenuestro, Ave María, Gloria y el Credo.

Desde 1216

La concesión de la Indulgencia de la Porciúncula se dio en 1216, cuando San Francisco partió para Perusa junto al hermano Maseo para ver al Papa Honorio III. Una noche anterior el mismo Cristo y la Virgen, rodeados de ángeles, se le habían aparecido en la capilla de Santa María de los Ángeles en Asís.

En esta aparición, el santo le pidió al Señor le concediese una indulgencia a cuantos visitasen la Iglesia dedicada a la Virgen bajo la advocación de María de los Ángeles. El Señor aceptó y le ordenó que se dirigiese a Perusa, para obtener del Papa el favor deseado. El Santo Padre concedió la gracia.

En 1966, el papa Pablo VI publicó la Carta Apostólica “Sacrosancta Portiunculae ecclesia” con ocasión del 750° aniversario de la concesión de la indulgencia de la Porciúncula, donde expresó que “la institución de esta indulgencia sea celebrado de manera que verdaderamente la Porciúncula sea aquel lugar santo donde se consigue el perdón total y se hace estable la paz con Dios”.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa