Revista Ecclesia » ¿Qué es la eutanasia? Conceptos básicos para entendernos
Iglesia en España Última hora

¿Qué es la eutanasia? Conceptos básicos para entendernos

La gran confusión de la sociedad y la enorme ambigüedad de conceptos gira entorno a la eutanasia. Normalmente, se usa el término eutanasia para referirse a la muerte digna, al derecho a morir, a la opción al final de la vida, a la muerte piadosa, la muerte por compasión o a morir con dignidad. Pero esto no es eutanasia, lo único que busca es presentar el tema de manera amable, escondiendo el concepto real. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define  la eutanasia como aquella «acción del médico que provoca deliberadamente la muerte del paciente», aunque, sin embargo, la palabra eutanasia significa buena muerte o buen morir. Supone procurar la muerte de otro por piedad o compasión ante su sufrimiento o atendiendo a su deseo de morir por las razones que fuere (dolor insoportable físico o psicológico, por sentirse deprimida o con un hastío existencial, por perdida de autonomía, sentirse como una carga o depender de otras personas para cubrir sus necesidades básicas).

En pocas palabras, el eje de la eutanasia es que un ser human da muerte a otro, consciente y deliberadamente, con la voluntad expresa de la persona en base a un poder/autoridad delegado en un médico por el estado. Así lo explican los Profesionales por el Bien Común, del Observatorio de Biopolítica.

Suicidio

Otro de los conceptos es el suicidio medicamente asistido, en el que el médico no procura la muerte directamente, sino que facilita los medios para que la persona lo pueda realizar por ella misma.

Eutanasia no voluntaria

Además, aunque se utiliza menos, nos encontramos con la eutanasia no voluntaria, en sí mismo es un homicidio, ya que se procura la muerte sin constar el consentimiento del paciente, que no puede manifestar ningún deseo, como sucede en casos de niños y pacientes ancianos con enfermedades degenerativas que no han expresado directamente su consentimiento informado.

Eutanasia pasiva

Después tenemos el concepto de eutanasia pasiva que supone dejar morir intencionadamente al paciente por omisión de cuidados o tratamientos que están bien indicados y son proporcionados. La expresión eutanasia pasiva, se utiliza en ocasiones indebidamente, para referirse a una práctica médica correcta, de omisión de tratamientos desproporcionados o fútiles respecto al resultado que se va a obtener. En este caso no estaríamos ante una eutanasia pasiva sino ante la correcta limitación o adecuación del esfuerzo terapéutico, que es conforme con la bioética y respeta el derecho del paciente a la autonomía para decidir y a la renuncia al tratamiento.

Encarnizamiento terapéutico

También contra de la ética está el  encarnizamiento terapéutico (también llamado distanasia, obstinación o ensañamiento terapéutico) que consiste en retrasar la muerte todo lo posible, por todos los medios proporcionados o no, aunque no haya esperanza alguna de curación y aunque esto signifique infligir al moribundo unos sufrimientos añadido a los que ya padece.

Cuidados paliativos

Es lo que pedimos incansablemente. Con cuidado paliativos entendemos la atención a los aspectos físicos, psíquicos, sociales y espirituales de las personas en situación terminal, siendo los objetivos principales el bienestar y la promoción de la dignidad y autonomía de los enfermos y de su familia. Estos cuidados pueden realizarse en unidades hospitalarias o en unidades de atención domiciliaria, Y requieren normalmente el concurso de equipos multidisciplinares, que pueden incluir profesionales sanitarios (médicos, enfermeras, asistentes sociales, terapeutas ocupacionales, auxiliares de enfermería, psicólogos), expertos en ética, asesores espirituales, abogados y voluntarios. Los cuidados paliativos no ayudan a morir a las personas, sino que ayudan a vivir al paciente hasta el último instante de su existencia con el menor sufrimiento posible. Los cuidados paliativos no son la alternativa a la eutanasia sino a la obstinación terapéutica. La alternativa a la eutanasia es la promoción de una cultura del cuidado por la vida.

Sedación

Un término que genera con frecuencia confusión es el de sedación: aliviar las causas que producen el sufrimiento del paciente, ya que en ocasiones al hacerlo se acorta la vida del paciente. La clave está en el objetivo que se busca: aliviar las causas que le producen sufrimiento al paciente o acabar con la vida del paciente para acabar con su sufrimiento. En ocasiones es una línea delgada pero es una línea nítida. Podemos así decir que existe la sedación paliativaque  supone disminuir el nivel de conciencia para aliviar los síntomas de un paciente moribundo, aunque no causa la muerte intencionalmente. Y por otro lado tenemos la sedación terminalque es una eutanasia a cámara lenta en la que los pacientes que no se encuentran en la etapa activa de morir son sometidos a comas artificiales y se les niega todo el sustento hasta que se deshidratan y mueren.

Ortotanasia

Y por último tendríamos el término ortotanasia (muerte recta o buena muerte) que es la aceptación de la muerte a su debido tiempo sin acortamientos ni prolongaciones de la vida.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa