Revista Ecclesia » Proyecto Hombre de Huesca: 303 atenciones y 53 altas terapeúticas
Destacada Iglesia en España Última hora

Proyecto Hombre de Huesca: 303 atenciones y 53 altas terapeúticas

Estos días hemos podido conocer la memoria de actividades del Proyecto Hombre en Huesca.

Apoyado por las diócesis de Jaca y Huesca, su trabajo está focalizado principalmente a ayudar a las personas que presentan un cuadro de adicción a superar aquello que les ha imposibilitado una vida normal.

Las cifras aportadas demuestran que la pandemia no ha hecho sino incrementar una serie de malos hábitos que han requerido de la intervención de la entidad con las familias. Si en 2019 fueron 53 las familias atendidas por Proyecto Hombre en Huesca, en este último año casi se ha duplicado, llegando a las 90.

El director de Proyecto Hombre Huesca,  José Antonio Jarné, habla de cómo «detrás de las cifras que presentamos en esta memoria hay personas con nombre y apellidos. Personas como Juan, adicto a la cocaína, que perdió su trabajo, su pareja y casi su vida, ya que como consecuencia del consumo estuvo a punto de morir en un accidente de tráfico. Pero tras más de dos años con nosotros, tras varias recaídas y con la ayuda inestimable de sus padres, por fin le hemos podido dar el alta. Así que hay esperanza. Este año, 53 altas, 53 esperanzas con nombre y apellido».

Y también hay futuro. Según cuenta el responsable del proyecto,  «entre los más de 2800 alumnos a los que hemos llegado con nuestros planes de prevención estaba María. Que a los 15 años empezó a apostar desde su casa. Y que participando en uno de nuestros talleres se dio cuenta del peligro de caer en una ludopatía. Y lo dejó».

Elena Palacio, responsable de programas en la Fundación Centro de Solidaridad Interdiocesano de Huesca (CSIH), nos cuenta la situación tan complicada que están viviendo por la falta de recursos y apoyos de la administración pública. «Al final la Iglesia está donde otros no llegan». Ante la falta de camas para los casos más delicados, que requieren de internamiento y un tratamiento específico y prolongado en el tiempo, están viendo cómo están que mandar a personas fuera de Aragón. «No tenemos las suficientes unidades de desintoxicación», denuncia Palacio.

Apoyando también en la cárcel y en el centro de inserción social

Tal y como hemos podido ver en la memoria, el programa de atención dentro del Centro penitenciario de Zuera, busca atender a mujeres y varones que cumplen penas de cárcel  por problemas derivados del consumo o tráfico de drogas. Según las cifras arrojadas, en el pasado año se atendieron a 22 mujeres y 5 varones y a sus familiares en sesiones individuales.  Con la colaboración de Obra Social Caixa Bank, se ha realizado un curso semanal para dotar de herramientas en inteligencia emocional a las mujeres reclusas que pueda ayudar a su inclusión social.

Del mismo modo, Proyecto Hombre también trabaja con el Centro de Inserción Social «Rafael Salillas de Huesca» en colaboración con los profesionales pertenecientes al medio penitenciario, atendiendo el año de la covid-19 a 34 participantes. Los programas están orientados para la reeducación y la psicoterapia, abordando los temas de competencias sociales, prevención de consumo de sustancias, educación vial, violencia de género, habilidades sociales e intervención socio familiar.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa