especial-año-de-la-fe
Especial Año de la Fe
Iglesia en España

Propuestas litúrgicas para la clausura del Año de la Fe, 24 de noviembre de 2013

Propuestas litúrgicas para la clausura del Año de la Fe, 24 de noviembre de 2013

SOLEMNIDAD DE CRISTO REY

1.    Se puede colocar el Cirio Pascual en un lugar central de la celebración como signo de la fe que profesamos y se pueden distribuir velas a los fieles como en la Vigilia Pascual.

La celebración puede comenzar con la recitación o canto de la Letanía de los Santos, testigos preclaros de la fe.

 

2.    Saludo del Presidente:

–        En el nombre del Padre…

–        El Señor esté con vosotros…

–         

A continuación el presidente se dirige a los fieles con estas o parecidas palabras:

En comunión con el Papa Francisco que concluye hoy en Roma el “Año de la Fe”, también nosotros queremos coronar el camino, personal y comunitario, que hemos vivido. Demos gracias a Dios que nos ha permitido vivir este año de gracia y pidámosle que con nuestra vida diaria manifestemos plenamente la fe que profesamos. La solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo nos invita una vez más a captar la belleza de la fe en la promesa que el Señor nos ha hecho de permanecer siempre con nosotros hasta la vida eterna. Vivamos esta celebración con gozo y devoción, a la vez que examinamos cómo se ha renovado nuestro compromiso con la fe al recibir el agua que recuerda el Bautismo, puerta de la fe.

3.    Rito de aspersión según uno de los formularios propuestos en el Misal Romano.

 

4.    Liturgia de la Palabra

 

5.    Credo

 

a)   Después de la homilía, el presidente de la celebración introduce a los fieles con estas o parecidas palabras:

Hace un año, al comienzo del “Año de la Fe” se nos entregó el texto del Símbolo de la fe. Nuestra tarea no solo consistía en saber la fórmula del Credo de memoria. San Agustín dice: “Estas breves fórmulas son presentadas a los fieles para que, creyendo, se sometan a Dios, vivan rectamente sometidos a Él, viviendo rectamente purifiquen su corazón y, una vez purificado el corazón, comprendan lo que creen”. (Con las velas encendidas), recordando el bautismo como inicio del camino de nuestra fe y la misión de todo cristiano de testimoniarla, queremos profesar solemnemente en la Iglesia, comunidad de los creyentes, nuestra adhesión al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

 

b)   Se pueden encender las velas del Cirio Pascual

El presidente dice:

Recibid la luz de Cristo

c)    El presidente recita la siguiente oración:

 

En el bautismo os habéis convertido en luz de Cristo.

Caminad siempre como hijos de la luz

para que, perseverando en la fe,

podais salir al encuentro del Señor que viene,

con todos los santos, en el reino de los cielos.

 

d)   Toda la comunidad canta o recita solemnemente el Credo.

 

e)   El presidente recita la siguiente oración:

 

Dios, Padre nuestro,

escucha a tus hijos que profesan juntos la fe de su bautismo.

Dales siempre la ayuda de tu gracia.

Ilumínalos cada día con la luz de la fe.

Guíalos con el Espíritu Santo por los caminos de este mundo,

para que encuentren a sus hermanos,

y sean los evangelizadores que necesitas

para hacer conocer la buena nueva de la salvación.

Entonces todos los hombres,

reunidos en un solo rebaño,

conducido por un solo pastor, tu Hijo Jesús,

recibirán en herencia la dicha y el descanso prometido

a aquellos que se dejan guiar hacia Ti,

que eres Dios y vives por los siglos de los siglos.

 

6.    Oración de los fieles

Dirijamos, llenos de confianza, nuestras súplicas a Cristo, supremo Señor de la vida y de la muerte y rey de todas las creaturas del cielo y de la tierra

R. Escúchanos Señor y aumenta nuestra fe

1. Por la santa Iglesia, extendida de oriente a occidente: para que el Señor la mantenga firme y confiada en medio de las contrariedades y tentaciones del mundo. Oremos.

2. Por los que tienen autoridad en el mundo, para que bajo su gobierno podamos vivir en paz y concordia glorificando a Cristo, nuestra esperanza. Oremos.

3. Por los que nos desprecian a causa de nuestra fe y por los que persiguen a la Iglesia: para que el Señor les conceda encontrar la verdad. Oremos.

4. Por los que estamos aquí para celebrar la Solemnidad de Cristo, Señor supremo del universo, para que Dios nos conceda perseverar en la fe y nos reúna un día a todos en su reino. Oremos.

Señor Dios, refugio y fortaleza nuestra, escucha las oraciones de tu Iglesia y concédenos generosamente lo que con fe te hemos pedido. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

7.    Convendría terminar con una Bendición solemne de las propuestas en el Misal Romano y según las circunstancias se puede dar la bendición con reliquias de los santos propios del lugar o patronos, cerrando la celebración tal como se ha iniciado y vivido todo el año, “en la comunión de los santos”.

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.