Revista Ecclesia » Primeras palabras del obispo electo de Teruel y Albarracín: «Turbación, confianza y alegría»
Iglesia en España Última hora

Primeras palabras del obispo electo de Teruel y Albarracín: «Turbación, confianza y alegría»

«Los sentimientos que predominan en mi corazón son la turbación, la confianza y la alegría». Así ha expresado el obispo electo de Teruel y Albarracín, José Antonio Satué,  cómo se encuentra desde que tuviese noticia de su nombramiento.

«Turbación, porque Dios me ha hecho y me hace ver mis limitaciones y errores. Por eso, a veces me pregunto cómo podré cumplir, aun contando con su ayuda y con la vuestra, una misión tan grande: la de ser Pastor de vuestra Diócesis, en un momento tan particular como el que vivimos en la Iglesia y en la sociedad, marcado por la pandemia, los cambios culturales, los desafíos sociales y medioambientales, la crisis demográfica, la secularización, la reforma de las estructuras eclesiales, para acoger, celebrar, anunciar y transmitir mejor el amor de Dios a cada persona», ha dicho.

«Confianza, porque a lo largo de mi vida he comprobado repetidamente que Jesucristo ha utilizado mis pobres palabras y mis torpes gestos, para consolar con su misericordia a tantas personas. En la desproporción entre la pequeñez de mi aportación y la grandeza del don recibido por ellas se evidencia, a mi modo de ver, la presencia y la acción del Espíritu de Dios», ha subrayado en sus palabras.

Por último, ha destacado, que «tampoco os puedo esconder mi alegría. Así se lo manifesté al Santo Padre Francisco y, de igual manera, os lo comunico a vosotros. Alegría, por haber sido designado para la sede de Teruel y Albarracín: Una diócesis pequeña y llena de vida, muy parecida a Huesca, en la que voy a tener la oportunidad de ser verdaderamente pastor; tomando el testigo a don Antonio Gómez Cantero y en comunión con la Iglesia, nuestra madre en la fe; conociendo a cada sacerdote, diácono y seminarista; a cada laico comprometido, a cada persona consagrada; acercándome a la gente menuda, a la juventud y los adultos y los mayores de cada comunidad, a todas las personas y, de modo especial, a las que sufren. Voy a tener la oportunidad de ser pastor, viviendo, aprendiendo, gozando y celebrando con vosotros; trabajando, sufriendo, muriendo y resucitando con vosotros; colaborando con las instituciones y con las personas de buena voluntad, sea cual sea su credo o ideología; compartiendo con todos y con cada uno la alegría y la cruz de trabajar por el Reino de Dios, en fe, en esperanza y en fraternidad. En definitiva, cada día que pasa estoy más convencido de que la diócesis de Teruel y Albarracín va a ser para mí la esposa más bella», concluye en sus palabras.

Por último, ha anunciado que el martes visitará la tumba de santa Emerenciana, virgen y mártir, patrona de la diócesis de Teruel y Albarracín

y se encomienda a la la Virgen del Carmen, en el incio de este nuevo servicio a la Iglesia.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa