Revista Ecclesia » Primeras palabras de Santos Montoya a sus nuevos diocesanos: «Deseo estar muy cerca de la vida de la gente»
Iglesia en España Última hora

Primeras palabras de Santos Montoya a sus nuevos diocesanos: «Deseo estar muy cerca de la vida de la gente»

«Comienzo este ministerio con ilusión, agradecido al Papa Francisco por su confianza, y fiado en la providencia de Dios, con el deseo de estar muy cerca de la vida de la gente». Así comienza el obispo electo de Calahorra y La Calzada-Logroño, Santos Montoya, sus primeras palabras a sus nuevos diocesanos. Además, ha confirmado que la toma de posesión será el próximo 5 de marzo en la catedral de Calahorra.

En la misiva el prelado muestra su «total disponibilidad para unirme a la gozosa tarea evangelizadora de esta Iglesia que peregrina en La Rioja» y agradece a todos los que, «con su entrega, espiritual, humana y material», han permitido «que el Evangelio llegue a nuestros días, y se pueda ofrecer como el buen vino (¡y aquí ya creo que lo hay!), igual que en las bodas de Caná, para que continúe la fiesta de la salvación». «Comienzo este ministerio con ilusión, agradecido al Papa Francisco por su confianza, y fiado en la providencia de Dios, con el deseo de estar muy cerca de la vida de la gente», asevera.

Nadie empieza de cero

El prelado ha querido agradecer «a cada uno de los sacerdotes, diáconos, y seminaristas; a los miembros de la vida consagrada, masculina y femenina, a las familias, verdaderas Iglesias domésticas, en este Año Amoris laetitia dedicado a ellas, y a todos los demás laicos, que contribuyen a transformar las realidades de este mundo. ¡Pedimos “al dueño de la mies que envíe trabajadores a su mies” para el florecimiento de la vida cristiana en toda su variedad!», explica.

Además, recuerda especialmente a toda la población de La Rioja: «hombres y mujeres, mayores, menores, jóvenes, personas necesitadas, enfermas, a tantos afectados por la pandemia, personas impedidas, privadas de libertad, migrantes, creyentes (también los de otras tradiciones) y no creyentes. La mano tendida a todos con el deseo de colaborar juntos en el bien común, en la defensa de la dignidad de la persona, y en su desarrollo integral».

La misma intención hacia las distintas administraciones públicas y demás instituciones, «con el ánimo de crear un clima de diálogo, de auténtica convivencia, en paz y en libertad, con el trato de respeto que ha de caracterizar a una sociedad plural como la nuestra», subraya en su carta.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa

Últimas entradas