Iglesia en España Última hora

Primeras palabras de Jesús Fernández, obispo electo de Astorga

«Hay momentos en la vida en que es necesario hacer como el maquinista del tren que, teniendo que cambiar de vía, frena e incluso para la máquina. En este tiempo de pandemia, muchos de nosotros lo hemos hecho también disminuyendo la velocidad de nuestra actividad, mirando de reojo al pasado, planteándonos el futuro. El cambio que se me avecina me obliga a repetir la maniobra». Así ha empezado la comparecencia del obispo electo de Astorga, Jesús Fernández, tras hacerse público su nombramiento. El hasta ahora obispo auxiliar ha querido manifestar su «profundo agradecimiento a la Iglesia diocesana de Santiago», en primer lugar «a su pastor, don Julián que me ha mostrado siempre un respeto exquisito y ha sido para mí ejemplo de conocimiento, entrega y amor a la diócesis». Por su parte, el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, ha agradecido la labor del obispo Fernández y «la cantidad de cosas que ha hecho en tan poco tiempo entre nosotros, y realmente ha sido in inestimable colaborador en mi tarea pastoral».

El obispo electo ha «echado la vista atrás» para recordar «la hospitalidad, las iniciativas, el espíritu de familia, la fe y el amor a las tradiciones» de la archidiócesis. «Guardo también el recuerdo más grato de las visitas pastorales, de las celebraciones solemnes en la catedral abarrotada de peregrinos y de los ritos sacramentales de la iniciación cristiana, particularmente de adultos».

También ha querido dirigirse a los diocesanos de Astorga  «como nuevo Pastor de la grey asturicense, me coloco ya a vuestro lado y os convoco para edificar una Iglesia cada día más espiritual y evangélica, unida y sinodal, misericordiosa y misionera; y a transformar este mundo herido por la injusticia y la desigualdad».

 

 

Además, el obispo, ha enviado una carta a su nueva diócesis, en la que expresa «el temor y temblor propios del que es consciente de su fragilidad, pero también desde la confianza que da saber que el Señor nunca abandona a los que llama a su servicio, os ofrezco desde este momento mi persona y mi servicio».

Una carta en la que su pensamiento y su corazón «se aproximan en primer lugar a los pobres y enfermos, los preferidos del Señor y, en especial, a aquellos que han visto agravada su situación por la pandemia que venimos sufriendo durante estos últimos meses». El obispo ha querido dirigirse también a los sacerdotes de la «en particular, a los mayores y enfermos que nos sostenéis con vuestra oración y servicio permanente, al Cabildo catedral, a las comunidades religiosas y demás institutos de Vida Consagrada, a los seminaristas y a los miembros de los movimientos, asociaciones y grupos de Apostolado Seglar».

Además, ha pedido por la pronta recuperación de «nuestro querido obispo emérito Camilo Lorenzo» y ha recordado a su predecesor, Juan Antonio Menéndez, de cuyo fallecimiento se cumplió un año el pasado 16 de mayo.

 

mensaje-de-saludo-a-la-diocesis-de-astorga

Print Friendly, PDF & Email