Noticias Santa Sede Última hora

Primera predicación de Adviento del cardenal Cantalamessa: «Nos espera la vida eterna»

El cardenal Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia, desarrolló este viernes 4 de diciembre la primera predicación de Adviento en el contexto de la pandemia que vive el mundo. «Todos somos mortales y no tenemos una morada estable aquí abajo». La vida del creyente, aseguró «no termina con la muerte, porque nos espera la vida eterna». Mientras, «no estamos solos a merced de las olas en el pequeño barco de nuestro planeta», porque Jesús está con nosotros.
El purpurado puntualizó que se puede hablar de la muerte de dos maneras diferentes: En clave kerigmática o en clave sapiencial. La primera consiste en proclamar que Cristo ha vencido a la muerte. La segunda, nos hace reflexionar «sobre la realidad de la muerte tal como se presenta a la experiencia humana, con el fin de sacar lecciones de ella para vivir bien. Es la perspectiva en la que nos situamos en esta meditación».

Recordando a San Agustín, el predicador expresó como él también había anticipado esta intuición del pensamiento moderno sobre la muerte, «pero para sacar de ello una conclusión totalmente diferente: no el nihilismo, sino fe en la vida eterna». Ante un mundo que enfatizó los avances tecnológicos y las conquistas de la ciencia, el cardenal Cantalamessa afirmó que la pandemia «ha venido a recordarnos lo poco que depende del hombre “proyectar” y decidir su propio futuro», por eso, continuó: «No hay mejor lugar para colocarse para ver el mundo, a uno mismo y todos los acontecimientos, en su verdad que el de la muerte. Entonces todo se pone en su justo lugar».
Ver el mundo desde la perspectiva caótica no ayuda a «descifrar su significado», sin embargo, sostuvo, «mirar la vida desde el punto de vista de la muerte, otorga una ayuda extraordinaria para vivir bien. ¿Estás angustiado por problemas y dificultades? Adelántate, colócate en el punto correcto: mira estas cosas desde el lecho de muerte. ¿Cómo te gustaría haber actuado? ¿Qué importancia darías a estas cosas? ¡Hazlo así y te salvarás! ¿Tienes una discrepancia con alguien? Mira la cosa desde el lecho de muerte. ¿Qué te gustaría haber hecho entonces: haber ganado o haberte humillado? ¿Haber prevalecido o haber perdonado?»

Cantalamessa subrayó que la muerte nos enseña la importancia de reconciliarnos con nosotros mismos y con los prójimos. Pero también es importante en el campo de la evangelización. «El pensamiento de la muerte es casi la única arma que nos queda para sacudir del letargo a una sociedad opulenta, a la que le ha sucedido lo que le ocurrió al pueblo elegido liberado de Egipto». Esta es la tarea asignada a los profetas, recordarle al pueblo la solución al dilema: «La cuestión sobre el sentido de la vida y de la muerte desempeñó un papel notable en la primera evangelización de Europa y no se excluye que pueda desempeñar uno análogo en el esfuerzo actual por su reevangelización».

El predicador de la Casa Pontificia finalizó su alocución diciendo: «La capacidad de la muerte para angustiarnos y Jesús también quiso experimentarla en Getsemaní». Sin embargo, estamos al menos más preparados para acoger el mensaje consolador que nos llega de la fe y que la liturgia proclama en el prefacio de la misa de difuntos:
Porque la vida de tus fieles, Señor,
no termina, se transforma,
y, al deshacerse nuestra morada terrenal,
adquirimos una mansión eterna en el cielo.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME