Internacional

Primera piedra del monasterio de Cristo Rey de las Agustinas Recoletas en Lindora (Costa Rica)

Primera piedra del monasterio de Cristo Rey de las Agustinas Recoletas en Lindora (Costa Rica)

 El pasado 7 de septiembre tuvo lugar la ceremonia de bendición y colocación de la primera piedra del Monasterio de Cristo Rey de las Agustinas Recoletas, que será el primer monasterio recoleto contemplativo en Costa Rica y en todo Centroamérica. Con esta fundación culmina un largo proceso iniciado desde el Monasterio del Sagrado Corazón de Jesús de Lomas de Tecamachalco, México.

El terreno, que ha sido donado por Evangelina Aguiluz, está situado en el barrio de Lindora, municipio de Pozos de Santa Ana, en la Provincia de San José, a unos 15 kilómetros de la capital de Costa Rica. Está en los límites de la Parroquia de la Inmaculada Concepción, atendida por los Agustinos Recoletos desde el Postulantado y Casa de Espiritualidad San Ezequiel Moreno.

Diez religiosas procedentes del monasterio mexicano constituirán la primera comunidad. Siete de ellas participaron en esta ceremonia, acompañadas por la priora del monasterio de Tecamachalco, María de la Luz Manríquez, y de la madre federal de la Federación de Agustinas Recoletas de México, Rosa María Mora.

Esta nueva comunidad contó también con la presencia de Mons. José Rafael Quirós, obispo de San José, donde está el monasterio, y Mons. Ángel San Casimiro, obispo de Alajuela y agustino recoleto; de la donante del terreno, Evangelina Aguiluz; del vicario para la vida religiosa de la diócesis, Óscar Brenes; y de casi todos los religiosos de la Delegación de los Agustinos Recoletos en Costa Rica, encabezados por el vicario de México y Costa Rica, Francisco Javier Acero, así como de los postulantes del cercano seminario recoleto.

Evangelina Aguiluz dio una emocionante bienvenida a las monjas, que enseguida entonaron el canto de entrada de la eucaristía que se celebraría a continuación. “Una auténtica acción de gracias por esta fundación que abre un horizonte más a la Recolección femenina contemplativa en el mundo”, manifestaron.

Terminada la eucaristía, mediante un acto sencillo pero solemne y cargado de gratuidad, alegría e historia, se llevó a cabo la bendición y colocación de la primera piedra de la construcción.

María de la Luz Manríquez, priora del mexicano monasterio del Sagrado Corazón de Jesús, depositó en primer lugar una piedra traída desde el convento madre; a continuación, la primera bienhechora de la comunidad, Evangelina Aguiluz, colocó una piedra del propio terreno costarricense en señal de hermandad.

Es una tradición en la fundación de los monasterios que cada hermana deposite una piedra y una medalla, en este caso de Cristo Rey, nombre escogido para el primer monasterio contemplativo recoleto de Centroamérica. La presidenta de la Federación de Agustinas Recoletas de México depositó asimismo algunas reliquias y recuerdos de los santos y figuras notables de la Familia Agustino-Recoleta.

Por último, los dos obispos presentes colocaron los documentos oficiales fundacionales, y se enterró todo en un lugar señalado por una placa. El obispo que recibe en su diócesis al nuevo monasterio contemplativo, Mons. Rafael Quirós, invocó al Dios de la Misericordia, bendijo el inicio de esta magna obra, y solicitó la ayuda del Señor para que vaya creciendo día a día hasta su feliz culminación.

OMPRESS-COSTA RICA (16-09-16)

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.