Revista Ecclesia » Prieto Fernández en su ordenación como obispo auxiliar de Santiago: «He sido llamado a servir y acompañar»
Prieto Fernández en su ordenación como obispo auxiliar de Santiago: «He sido llamado a servir y acompañar»
Destacada Iglesia en España

Prieto Fernández en su ordenación como obispo auxiliar de Santiago: «He sido llamado a servir y acompañar»

Desde la catedral de Santiago de Compostela, ha tenido lugar esta mañana la ordenación episcopal de Francisco José Prieto Fernández como obispo auxiliar de esta archidiócesis peregrina.

El Nuncio Apostólico en España, Bernardito Auzase dirigió en el saludo inicial a todos los concelebrantes, autoridades eclesiales, civiles, académicas y militares y a todos los laicos presentes en la Catedral y que seguían este «momento de celebración para la Iglesia» desde los medios de comunicación.

Auza ha querido resaltar la elección del lema episcopal del nuevo obispo auxiliar de Santiago,  Sequi Salvatorem participare est salutem, tomado de san Ireneo de Lyon: «Seguir al Salvador es participar de la salvación».

Julián Barrio, arzobispo de Santiago: «No se puede estar al servicio de los hombres sin estar antes al servicio de Dios»

Antes de la presentación del ordenado, de la lectura del mandato apostólico y de la imposición de manos, Julián Barrio,  arzobispo de Santiago de Compostela, ha querido dedicar en su homilía unas palabras de sincera gratitud desde la Iglesia compostelana a «nuestro hermano Francisco José».

Barrio ha señalado algunos puntos esenciales de la labor del pastor de la Iglesia, en particular del papel del obispo.  «El episcopado no es un honor, es una llamada a servir en vigilancia y fidelidad, sin cálculos ni condescendencias con uno mismo.  “Un servicio que no se mide por los criterios  mundanos de lo inmediato, lo material y vistoso, sino porque hace presente el amor de Dios a todos los hombres y da testimonio de Él, incluso con los  gestos más sencillos”», dijo Barrio recordando las palabras de Benedicto XVI en su Homilía en la plaza del Obradoiro, el 6 de noviembre de 2010. Para ello, considera la gratuidad como clave de bóveda para el adecuado desempeño de este ministerio. «La lógica del Evangelio es la de la gratuidad, camino elegido por Cristo para salir al encuentro de la Iglesia misionera». «No se puede estar al servicio de los hombres sin estar antes al servicio de Dios. Y no se puede estar al servicio de Dios si no se es antes hombre de Dios».

Del mismo modo, el arzobispo de Santiago ha considerado la llegada de Prieto Fernández a la archidiócesis compostelana en este Año Jubilar como una «ocasión para reflexionar sobre el camino de la conversión y sobre el reforzamiento de la eclesialidad en nuestra Diócesis. Dios siempre nos ofrece su gracia para afrontar cualquier reto».

Por último, Barrio le ha invitado, como nuevo obispo, a tener siempre su corazón abierto a los demás y a no desfallecer en la transmisión de «las palabras de Cristo», que condensan la revelación divina a través de un mensaje de salvación. «La verdad cristiana es atractiva y persuasiva porque responde a una profunda necesidad humana —le ha recordado el arzobispo— y  nuestra preocupación debe ser llevar a los hombres a Jesucristo».  Para esta tarea, «se requiere una razón humilde y disciplinada al servicio de la verdad, porque, en palabras de Barrio, «quien no sirve a la verdad, no sirve a la unidad».

En la conclusión de la homilía, su nuevo arzobispo le ha recordado que Dios cuidará por la fuerza de tu vocación y que, en comunión con el Papa Francisco, reciba con alegría este don episcopal.

Francisco José Prieto Fernández: «Aprenderé a conocer, a escuchar y amar a los pueblos y gentes de esta comunidad diocesana para darles lo mejor: la alegría del Evangelio»

«Me toca un lote hermoso, me encanta mi heredad» (Sal 15, 6). Referenciado este salmo, Prieto Fernández, se ha querido dirigir a su nueva comunidad de fieles con palabras de profundo agradecimiento.

Antes de este emotivo momento eclesial, tuvieron lugar los ritos ceremoniales como la unción con el crisma al ordenado, la entrega de los Evangelios, la imposición del anillo y de la mitra, la entrega del báculo, el abrazo con los obispos allí presentes, el recorrido por la catedral y la celebración eucarística.

Con motivo de la celebración solemne que se estaba celebrando en la catedral del apóstol Santiago, el Botafumeiro volvió a pendular sobre la nave de la catedral, incensando a todos los presentes y elevando las plegarias por el nuevo obispo.

Prieto Fernández ha querido agradecer a los obispos que le han acompañado durante su itinerario formativo y sacerdotal en la diócesis de Ourense, donde comenzó su ejercicio pastoral, recalcando los 9 años al servicio de Leonardo Lemos, obispo de la diócesis auriense, como Vicario Episcopal para la Nueva Evangelización.

«No es el momento de hacer relato de todo lo vivido y compartido en estos años, pero sí de destacar la rica vivencia personal y sacerdotal que ha supuesto para mí y, de modo singular, la enriquecedora experiencia del camino sinodal que la diócesis de Ourense inició en 2016 y que espero que pronto concluya para ser horizonte y camino de la nueva tarea evangelizadora en la Iglesia ourensana. Y gracias muy especialmente por su acompañamiento y cercanía en estas semanas previas a la ordenación episcopal: ha sido para mí padre y hermano». «

Durante su intervención final,  en una sentida ceremonia, de profunda comunión eclesial, el nuevo obispo auxiliar de Santiago de Compostela no se ha querido olvidar de su familia, de los lugares y personas que le han hecho posible, y sobre todo ha querido dar las «gracias a Dios Padre, a Dios Hijo, a Dios Espíritu Santo, misterio de comunión y vida, de quien procede todo bien. En estas circunstancias, soy muy consciente de mis debilidades y limitaciones. Son momentos para ejercer la confianza en la misericordia Dios, y descubrir con gozo que Él nos da su gracia cuando nos llama a servir con más entrega al Pueblo de Dios. Pido que, dócil al Espíritu, y en este Año de San José, sepa hacerlo con corazón de padre».

Sobre el nuevo obispo auxiliar de Santiago

Francisco José Prieto Fernández nació en Ourense el 18 de agosto de 1968. Cursó estudios eclesiásticos en el Instituto Teológico “Divino Maestro” de Ourense, centro afiliado a la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca (1986-1992) y fue ordenado sacerdote el 26 de junio de 1993. Es licenciado en Teología Patrística por la Facultad de Teología de la Universidad Gregoriana de Roma (1992-1994) y doctor en Teología Bíblica por la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca (2008). Ha sido vicario episcopal para la Nueva Evangelización desde 2012.

Puedes ver las mejores imágenes de la celebración en el siguiente enlace de la archidiócesis de Santiago.

 

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa