Santa Sede

Presentado el Pabellón de la Santa Sede en la LVI Bienal de Venecia

Presentado el Pabellón de la Santa Sede en la LVI Bienal de Venecia


»En el Principio…la Palabra se hizo carne» es el nombre del pabellón de la Santa Sede en la LVI edición de la Bienal de Arte de Venecia (9 de mayo -22 de noviembre 2015) que ha sido presentado esta mañana por el cardenal cardenal Gianfranco Ravasi, Presidente del Pontificio Consejo de la Cultura y Comisario del pabellón, junto con Paolo Baratta, Presidente de la Bienal y Micol Forti, Responsable de la Colección de Arte Contemporáneo de los Museos Vaticanos y de dicho pabellón.

El cardenal Ravasi ha explicado en la Oficina de Prensa de la Santa Sede que, en sintonía con la experiencia de la participación en la bienal de 2013, esta vez también se replanteará el diálogo entre arte y fe, del mismo modo que es necesario interrogarse sobre la relación entre la Iglesia y el arte contemporáneo. »En continuidad con la primera edición -ha dicho- el Pabellón de la Santa Sede en esta LVI edición desarrolla el tema del »Principio» con un recorrido que lleva del Antiguo al Nuevo Testamento haciendo del Logos y de la carne los términos de una relación constante».

»La referencia al Génesis, entendido como creación, de-creación, re-creación, constituía en 2013 el objeto de una reflexión que encuentra ahora en el prólogo del Evangelio de San Juan un nuevo término de confrontación. De este último, se evidencian dos polos esenciales: la Palabra trascendente que es »en el principio» y, al mismo tiempo, revela la naturaleza dialógica y comunicativa del Dios de Jesucristo, y la Palabra que se hace »carne», cuerpo, para llevar la presencia de Dios en la esencia de la humanidad, sobre todo allí donde se muestra más herida y sufriente. La dimensión vertical-trascendente del Logos y la horizontal-inmanente de la »carne» constituyen, en este sentido, los ejes. A ellos, con su entrecruzarse, es necesario referirse para comprender las obras presentadas y el diálogo que entablan entre ellas en el espacio expositivo».

Micol Forti ha presentado las obras y los artistas presentes en el Pabellón, recordando que el lazo inseparable entre Logos y carne,»produce un dinamismo dialéctico… que suscita tanto en los autores como en el público la reflexión sobre un binomio que está en la raíz de la humanidad». Todos los artistas son jóvenes, de diversa procedencia, experiencias, visión ética y estética y las obras que presentan se inspiran en el prólogo del Evangelio de San Juan. Entre ellos la colombiana Monika Bravo que, como ha ilustrado Forti, »elabora una narración descompuesta y recompuesta sobre 6 pantallas y otros tantos paneles transparentes, colocados en paredes de fuertes colores, en las que la naturaleza, la palabra -escrita y pronunciada- y la abstracción artística se presentan como elementos activos de una visión heurística, abierta a un margen de indeterminación experimental en la elaboración de un nuevo espacio de percepción y de una plenitud sensorial».

Elpida Hadzi-Vasileva, macedonia, ha proyectado una instalación monumental, arquitectónica, cuyo tejido, casi una piel, un manto, acoge al visitante en una dimensión al mismo tiempo física y simbólica. Está realizado con material orgánico de descarte, en un trayecto que va del »ready-made» (ya listo) al »re-made» (rehecho). »La carne se hace historia -afirma Forti- en la realidad que restituye sin falsificación el fotógrafo mozambiqueño Mário Macilau». Se trata de 9 fotografías en blanco y negro realizadas en Maputo, capital de Mozambique, y dedicadas a los chicos de la calle que desde niños se enfrentan a la vida como supervivencia. »No se trata de un reportaje fotográfico, sino de una obra poética que trastoca los nexos entre el ahora y lo que ya sucedió, lo cercano y lo lejano, lo visible y lo que no se puede ver».

Ciudad del Vaticano, 9 abril 2015 (VIS).-

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.