Firmas

Presentación del libro “Los primeros cristianos. Los cristianos orientales” del autor iraquí Raad Salam Naaman

Presentación del libro “Los primeros cristianos. Los cristianos orientales” del autor iraquí Raad Salam Naaman

Raad Salam Naaman nació en Nínive (Mosul) al norte de Irak, la capital del imperio asirio, la ciudad del Profeta Jonás.

Educado y formado en el seno de una familia católica caldea, en la ciudad de Basora, cerca de la antigua ciudad de Ur de los caldeos, la ciudad de Abrahán, al sur de Irak, la antigua región de Mesopotamia según el libro del Génesis. Cuna de la civilización, enclave del paraíso terrenal. Hoy en día es la cuna del terrorismo islámico. Confesó cómo los radicales islámicos han matado a setenta personas de su propia familia y él ha sufrido persecución. Se licenció en Filología Árabe y Estudios Islámicos (1981) y Ciencias Económicas (1983) por la Universidad de Basora. Víctima de numerosas persecuciones y condenado a muerte debido a sus ideas pacifistas contra el fanatismo y el radicalismo islámico, defendiendo su fe y los derechos de su comunidad cristiana en Irak. Buscando una nueva vida fuera de su país natal, llegó a Madrid en el año 1995 y le fue concedido asilo político en España, y la nacionalidadespañola en 1999. Doctor en Filología Árabe y estudios islámicos por la Universidad Complutense de Madrid (2004). Es un apasionado del estudio del cristianismo y de las otras religiones monoteístas. Es autor de artículos y varios libros, entre los que se encuentran: “En el nombre del Dios de las tres religiones monoteístas: Judaísmo, cristianismo e islam” (2012) ,”Todo sobre el islam” (2013), “Este es el Islam” (2015), “Todo sobre el Judaísmo” (2017).

El jueves 30 de mayo de 2019 tuvo lugar en la Sede de “Ayuda a la Iglesia Necesitada” la presentación de su último libro:Los primeros cristianos. Los cristianos orientalescon el subítulo: “Entre el hecho histórico y un verdadero genocidio”.

Este libro fruto de una experiencia personal del autor es un libro de amor, de amor a su tierra, a su gente y a su país. El autor se sumerge en las raíces del cristianismo y en la historia de las comunidades cristianas surgidas de la fe.

Da a conocer la situación de los cristianos en Oriente Medio, la teología y la moral islámicasy las particularidades de la cultura caldea con su lengua única, el arameo. Con la idea de conocer la dimensión real y concreta del sufrimiento que están viviendo los cristianos de Irak tras las continuas persecuciones, matanzas y destrucciones masivas a manos de los grupos radicales islámicos.

O somos cristianos o no. Yo, dice Raad Salam, soy cristiano católico caldeo. Jesucristo dijo: para eso he acido para eso he venido; para predicar el Evangelio.

Aborda desde los cimientos de la cristiandad, las primeras persecuciones, las primeras herejías en la Iglesia oriental, los distintos patriarcados: Alejandría, Constantinopla, Antioquía, Jerusalén y Roma. También las primeras iglesias orientales, los cristianos de Mesopotamia, el actual Irak, el comienzo del Islam, los cristianos orientales durante el imperio musulmán de Omega entre los años 680 y 750, los cristianos orientales durante el imperio musulmán abbasi entre los años 750 y 1258, las cruzadas, los cristianos orientales durante el imperio mongol entre los años 1258 y 1299, los cristianos orientales durante el imperio musulmán otomano entre los años 1299 y 1916, los estados árabes modernos después de la Primera Guerra Mundial, el patriarcado de Babilonia. Aborda asimismo, como experiencia y testimonio personal, la situación actual, la persecución y el genocidio de los cristianos en Irak. Alude también a el cristianismo en Irán, la iglesia oriental copta y la realidad de los cristianos en Egipto, la Iglesia oriental maronita y la realidad de los cristianos en el Líbano. Menciona a la iglesia oriental armenia y la realidad del genocidio armenio. La libertad religiosa en los países árabes musulmanes.

Expone y lo dice con tristeza cómo Occidente desconoce a los cristianos del Oriente Medio, Próximo y África, que sobreviven en territorios de mayoría “árabe-musulman”. Muchos le preguntan ¿quiénes son los cristianos caldeos? Algunos, dice, creen que somos de origen árabe-musulmán convertidos al cristianismo. Otros relacionan los habitantes del oriente Medio y Próximo solo con la raza árabe y la religión musulmana. Y así llaman a toda esa zona “el mundo árabe musulmán”, desconociendo que este territorio es de origen o de tradición judeo-cristiana.

Asimismo, confunden los términos árabe y musulmán; llaman a todos los árabes, musulmanes y a todos los musulmanes árabes.

Hizo hincapié en diferenciar los términos: musulmán y árabe. Musulmán es aquella persona que cree y profesa la religión o la fe mahometana o el Islam. Muhammad el fundador de la religión musulmana nació en la Meca en el año 571 y murió en Al Medina en el año 632, en la península árabe.

En referencia al árabe, dijo que el origen de la palabra “árabe” viene de las lenguas acadio y arameo Arabú que significa desierto. Eran las lenguas oficiales de la antigua región de Mesopotamia, el actual Irak. Arabú o desierto, se refiere a un grupo etnolingüística cuyo origen estaba en la península arábiga, allí donde nació el Islam. Es verdad que hoy día la mayoría de los habitantes de los países del Oriente Medio y Próximo son árabes musulmanes. Pero también hay una importante minoría de cristianos que viven con ellos. Así en Egipto (15%), Siria (10%), Líbano (40%), Irak (2%), etc. Actualmente, hay casi 1600 millones de musulmanes en el mundo pero solo el 20% son árabes. Los países con mayor población musulmana son: Indonesia (casi 200 millones), Pakistán, India y Bangladesh. Por lo tanto no todos los musulmanes son árabes, ni todos los árabes son musulmanes. Tampoco, dijo, todos los que hemos nacido en los países de mayoría árabe-musulmana, somos árabes o musulmanes.

En el transcurso de la historia los cristianos han luchado por la libertad y por la verdad. La historia está llena de relatos acerca de héroes que lucharon por el derecho de expresar públicamente su opinión, lo que en muchos casos, les acarreó la persecución violenta y la muerte.

En estas primeras décadas del siglo XXI, centenares de miles de cristianos, nuestros hermanos, en los países de mayoría musulmana, están sufriendo la persecución y el genocidio.

Las fuentes literarias de este libro son, en su inmensa mayoría, cristianas. El término griego latinizado Kjri·sti·a·nós, que tan solo parece en tres ocasiones en las Escrituras Griegas Cristianas y designa a los seguidores de Cristo Jesús, es decir, los defensores del cristianismo. El primer lugar donde se llamó cristianos a los seguidores de Cristo fue en Antioquía “Siria”.

(Hech.11,25-26)“…Después de esto, Bernabé fue a Tarso en busca de Saulo, y cuando lo encontró lo llevó a Antioquía. Allí estuvieron con la iglesia un año entero, enseñando a mucha gente; y allí, en Antioquía, fue donde por primera vez se dio a los discípulos el nombre de cristianos…”

Raad Salam Naaman, expresó como hay comunidades cristianas con otra cultura, historia, liturgia, con otra forma de ser y de pensar, en las que se proclama, se celebra y se vive el Evangelio. Y pregunta: nosotros, los cristianos ¿qué hemos hecho con las enseñanzas de Jesús? ¿hemos seguido los pasos del Maestro? La respuesta que da es negativa y retoma las palabras de Mahatma Gandhi que en una ocasión dijo al virrey británico de la India: “Cuando el país suyo y el mío obren en conformidad con las enseñanzas que Cristo estableció, habremos resuelto no sólo los problemas de nuestros países, sino los del mundo entero”. Un nuevo milenio para la única Iglesia de Cristo ha de significar un acercamiento a la herencia apostólica y al patrimonio común de toda la cristiandad en las tradiciones teológicas, litúrgicas y espirituales de las Iglesias orientales, ¿Cómo podemos explicar, se pregunta Raad Salam, la supervivencia de minorías cristianas en diferentes países de mayoría musulmana? Los cristianos han ido desapareciendo, estadísticamente hablando, de países como Irak, Irán, Egipto, Siria o el Líbano. Sin embargo, hoy en día, pese a la persecución y el genocidio que sufren los cristianos en estos países siguen conservando sus tradiciones, gracias a su fe. La situación de los cristianos en los países de mayoría musulmana es a menudo difícil. Las minorías cristianas, coptos en Egipto, asirios y caldeos en Irak, melquitas y seríacos en Siria, maronitas y armenios en Líbano, afrontan una serie continuada de desdichas, miserias e injusticias.

Se quejó Raad Salamdel hecho de que excepto en ámbitos restringidos, la opinión pública, los organismos multilaterales y los medios de comunicación en general, no conceden suficiente atención a este drama humano que se llama “la persecución y el genocidio cristiano en los países de mayoría musulmana”. Es preciso no abandonar a las comunidades cristianas del Oriente Medio y Próximo que viven en peligro de desaparición. Mediante este libro que presentó quiere hacer un llamamiento, en este sentido, a la comunidad internacional.

La cultura árabe islámica forma parte de mi propia cultura, porque, dijo, he nacido y crecido con ellas. El objetivo de este libro es dar a conocer la verdad sobre los orígenes de mis raíces, mi gente, mi pueblo, mis hermanos, las comunidades cristianas en Oriente Medio-Próximo y África, la realidad del genocidio que sufren los mismos y denunciar el plan árabe islámico de vaciar todos los países de mayoría árabe musulmana de sus minorías cristianas.

———————————————

Madrid, 31 de mayo 2019

José Manuel Coviella C.

Print Friendly, PDF & Email

1 comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • No cabe duda ninguna que se está produciendo un exterminio genocida de las comunidades cristianas en Oriente Medio.
    Y se está produciendo con el visto bueno el beneplácito de los Medios de Comunicación. En primera instancia. Porque en segunda, los estados miembros de Europa callan. Y quienes callan otorgan.
    Por lo tanto, son cómplices.
    No defienden, no desean que el conflicto lleve el apellido de religioso, cuando lo es.
    Porque cuando se extermina a un grupo religioso, por unos fanáticos religiosos, es un conflicto religioso.
    Esto no lo quieren señalar así por su propia naturaleza del conflicto creado por unos fanáticos que en el fondo son materialistas y ateos.