Revista Ecclesia » Presentación del libro Los cristianos, ¿En la sacristía o tras la pancarta? de Javier Elzo
javier-elzo
Cultura

Presentación del libro Los cristianos, ¿En la sacristía o tras la pancarta? de Javier Elzo

Presentación del libro Los cristianos, ¿En la sacristía o tras la pancarta? de Javier Elzo

Javier Elzo señala que la caridad es la esencia del cristianismo

El sociólogo vasco presentó hoy en Madrid Los cristianos, ¿En la sacristía o tras la pancarta?, un libro que recoge las preocupaciones y reflexiones del autor entorno al hecho religioso en la España de hoy.

La presentación contó con la presencia del diputado socialista Ramón Jáuregui; el presidente de Metroscopia, José Juan Toharia; y el director editorial de PPC, Luis Aranguren.

El sociólogo refleja en el libro su preocupación por la existencia de “dos Españas” polarizadas “entre un catolicismo rancio” y “un anticatolicismo que creíamos superado”.

“Mientras el 75% de los españoles aprueba la labor de la obra asistencial de la Iglesia, de Cáritas en concreto, la cifra desciende a un escaso 16% cuando de los obispos se trata”, señala Elzo.

El sociólogo vasco Javier Elzo aseguró hoy en Madrid, durante la presentación de su nuevo libro titulado Los cristianos, ¿En la sacrístía o tras la pancarta?, que el cristiano de hoy es una persona que busca un mundo más justo, más humano, “siempre con el aliño de la caridad”, la cual, según sus palabras, sería “la esencia del cristianismo”.

El acto de presentación contó también con la presencia del diputado socialista Ramón Jáuregui; el presidente de Metroscopia, José Juan Toharia; y el director editorial de PPC, Luis Aranguren.

Editado por PPC con una tirada inicial de 3.000 ejemplares, el texto recoge desde un punto de vista crítico las preocupaciones del investigador en la España de hoy y refleja numerosos temas de la actual situación religiosa. De esta forma, Elzo reflexiona sobre qué supone ser cristiano, cómo vivir en una Iglesia en gran parte escindida o cómo la recuperar la ilusión perdida tras el Concilio Vaticano II.

Aranguren presentó a Javier Elzo como “un observador de su tiempo, un intelectual católico que tiene sus propios pensamientos, con ideas propias, lo que ayuda para crear puentes de entendimiento entre creyentes y no creyentes”. Asimismo, se refirió al sociólogo vasco como un “intelectual contemporáneo”, cuyas reflexiones siguen vigentes: “Es un investigador al día, que se moja, no le valen las ideas de ayer, con nuevas formulaciones y propuestas”.

El director de PPC señaló a continuación que el libro “enseña que en la realidad social las piezas no encajan perfectamente”, y por lo tanto, la pretensión de Elzo no es “fijar ideas, sino que desde su posición de hombre libre nos proporciona una especie de brújula”. En este sentido, añadió que la editorial se siente “honrada” por publicar “un texto tanto para creyentes como para no creyentes, desde el diálogo y la acción”.

Así, Javier Elzo afirmó que en esta ocasión ha escrito “un libro de contenido exclusivamente religioso”, y destacó su preocupación sobre la existencia de “dos Españas”. Una polarización dividida “entre un catolicismo rancio, cruzadista, temeroso, que solo ve pecado en derredor, que mira con añoranza a un pasado inexistente”, y en el otro lado “un anticatolicismo que creíamos superado, pero que cual ave Fénix se postula como progresista, cuando no pasa de viejo progre, caduco, él también anclado en el pasado y que todavía no se ha librado del anticlericalismo de los peores recuerdos de la Segunda República”.

Asimismo, el investigador apuntó que la Iglesia tiene “una gran capacidad de movilización” y defendió una Iglesia más abierta a la igualdad. “Ser cristiano quiere decir una persona que busca un mundo más justo, más humano, más fraternal, con la caridad como don gratuito, y de entrega”.

Por último, Elzo diferenció entre tres actitudes que conviven actualmente en la Iglesia. En primer lugar, una “obediencia total a la jerarquía” eclesiástica, en segundo, “una actitud totalmente crítica y contraria, de resentimiento”, y por último, un actitud de “exilio interior, una postura protestante, en la que cada uno mantiene una relación directa con Dios”. Tres actitudes que, a parecer del sociólogo, “habría que superar”.

“Vivimos momentos de frivolidad y superficialidad en todos los ámbitos”, subrayó, y en este sentido resaltó la importancia de “lo religioso”, que según sus palabras “tiene aún mucha relevancia en el debate de la sociedad española”.

Por su parte, Ramón Jáuregui indicó que el nuevo libro de Javier Elzo “responde a una reflexión sincera y honesta, ya que desde su fe reflexiona sobre su propia vida”. A continuación, el diputado socialista habló también de su experiencia personal: “Yo soy como él, crecido y educado en la misma zona, pero a mí la propia duda y el compromiso político me llevaron a abandonar la fe”.

Durante su intervención, Jáuregui habló de divergencias y coincidencias respecto al discurso y pensamiento del sociólogo vasco: “Divergencia con Elzo en cuanto a mi fe estéril, pero al mismo tiempo coincido cuando a los dos nos gustaría que la mujer tuviera mayor presencia en la Iglesia”. En cuanto a su presencia en el acto, el diputado subrayó su intención de “lograr que en su partido haya un espacio para la fe, puesto que un tercio de los socialistas son católicos”.

El diputado también habló sobre “la ambivalencia en el hecho religioso que oscila entre el silencio clamoroso ante la injusticia, y la práctica solidaria y comprometida hacia los más desfavorecidos”, y concluyó con la necesidad de reflexionar abiertamente sobre la religión en la política: “Yo no he conseguido en 20 años instalar en el PSOE una actitud tolerante, debido en gran parte a los hechos históricos que nos marcaron en el siglo XX, a una visión nostálgica marxista y a que la jerarquía española no ayuda”.

El presidente de Metroscopia, José Juan Toharia, se refirió al nuevo libro de Elzo como un “texto peculiar porque en el fondo es un libro de memorias disfrazadas con reflexiones ideológicas”, a lo que añadió que se trata de una obra “muy importante”, puesto que “logrará captar la atención de múltiples lectores”.

Por último, Toharia negó que en España exista persecución religiosa y apostó porque la Iglesia viva más cercana a la realidad: “Quien diga que hay conflicto religioso en España miente o no vive en la realidad. El drama es que la jerarquía eclesiástica no deja de mandar mensajes desde la pedagogía del no”.

PPC

PPC es un sello de la editorial SM dedicado a la producción de libros religiosos como catequesis y publicaciones periódicas (las revistas Vida Nueva, Imágenes de la Fe, Orar y Celebrar y Religión y Escuela) y a la coedición con SM de los libros de texto de Religión.
PPC se inspira en el Evangelio de Jesús para hacerse presente en la sociedad desde el diálogo y la propuesta humanizadora; al tiempo, quiere ser expresión de coloquio abierto con el mundo y con la cultura actual presentando libros y materiales formativos que lleguen a todos mediante un lenguaje asequible y constructivo.

La editorial PPC nace en el mes de octubre de 1955 en Salamanca, fruto del encuentro de varios sacerdotes y seglares jóvenes que tenían en común la urgencia de crear algo realmente “nuevo” en el panorama del periodismo y de la edición del libro religioso. Este grupo de personas representa, en la fundación de PPC, un impulso dinamizador de la vida de la Iglesia, personas unidas por la idea y el afán de llegar a la calle, a la juventud, a la opinión pública, con un mensaje fiel, fácilmente comprensible, que abriera las ventanas de la Iglesia hacia un encuentro fructífero con el mundo y con la cultura. En 1992 PPC entró a formar parte del Grupo SM.

Con presencia del sello en España, Colombia (2009), México (2011) y Cono Sur (2012), la venta de los libros de PPC se extiende prácticamente a todos los países de Centroamérica y Sudamérica.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa