Portada » Cultura » Presentación del libro de Francesc Torralba: “Creyentes y no creyentes en tierra de nadie”
Cultura

Presentación del libro de Francesc Torralba: “Creyentes y no creyentes en tierra de nadie”

Francesc-Torralba

 Presentación del libro de Francesc Torralba: “Creyentes y no creyentes en tierra de nadie”

Torralba explora las condiciones de posibilidad de diálogo entre creyentes y no creyentes en su nueva obra

Durante la presentación de su libro Creyentes y no creyentes en tierra de nadie, el autor estuvo acompañado de Antonio García Santesmases, catedrático de Filosofía Política de la UNED; Ángel Gabilondo, ex ministro de Educación y catedrático de Metafísica de la Universidad Autónoma de Madrid, y Luis Aranguren, director editorial de PPC.

El libro, escrito en clave personal y en tono biográfico, cuenta con un extenso prólogo a cargo del cardenal Ravasi, quien eligió a Torralba como consejero del Consejo Pontificio de la Cultura, y en el que alaba su obra.

La editorial PPC presentó ayer en la Asociación de la Prensa de Madrid la obra Creyentes y no creyentes en tierra de nadie, un ensayo escrito por Francesc Torralba en clave personal y en tono biográfico cuyo objetivo es explorar las condiciones de posibilidad de diálogo entre los creyentes y los no creyentes en la sociedad actual.

Con ese fin, Torralba dedica las páginas del libro a analizar “cuáles son las actitudes básicas, los obstáculos, y también los lugares comunes donde es posible que ambos puedan compartir ideas e identificar puntos de encuentro más allá de sus creencias individuales, de sus ideologías, de su sentido de pertenencia o no eclesial”.

Para el autor existen puntos de intersección entre los creyentes y no creyentes: “esperanzas  compartidas, la misma condición mortal o una ética pública que más allá de las convicciones religiosas o laicas que hacen posible que muchas personas nos encontremos”.

Durante la presentación, Torralba también destacó el valor a la palabra diálogo e invitó a todos a ahondar en ella: “comprender por qué dice el otro lo que dice”. “El diálogo no es fácil, pero es posible y  necesario, y además es una urgencia, porque la institución eclesial no puede cerrarse en algo así como una comunidad endogámica, ya que su misión es comunicar la fe al mundo, y para ello tiene que conocer los puntos de encuentro y de complicidad”, apuntó.

Con respecto a la estructura del libro, Torralba señaló que hay dos partes claramente identificadas: una primera que “tiene la finalidad de identificar por qué este diálogo es necesario y qué sentido y valor tiene”, y otra que señala las dificultades que hay, ya que “en ocasiones, por causa de actitudes fanáticas o fundamentalistas, desprecio, paternalismo e incluso el resentimiento histórico que tiene que ver con heridas no curadas del pasado, no siempre se da el diálogo fluido entre los dos colectivos”.

A este respecto, afirmó que “la Iglesia tiene la necesidad de salir de sí misma para establecer ese vínculo con quienes no creen. Esta es una intuición que ya fue expresada durante el pontificado de Benedicto XVI y que se articuló a través del atrio de los gentiles, una especie de foro que tuvo lugar en varias ciudades y donde, a propósito de un tema, se encontraron creyentes y no creyentes para dialogar”.

 

Según Torralba, “esta idea, que ha sido un éxito,  sigue viva en el pontificado del Papa Francisco, quien ha señalado la necesidad que tiene la Iglesia de ser permeable a quienes no participan de las creencias cristianas con el fin de establecer vínculos de fraternidad; es decir, de buscar esos valores compartidos, valores éticos que tienen que ver con la defensa de la dignidad humana, con la igualdad de todos los seres humanos, con el sentido de fraternidad o el respeto hacia el medio, lo que podíamos llamar eco sensibilidad o responsabilidad medioambiental”.

Por su parte, Antonio García Santesmases, catedrático de Filosofía Política de la UNED, puntualizó que necesitamos una ética pública y que “el debate a día de hoy está en si los parlamentos pueden legislar sobre eso o no”. Además, “cuando se empieza a establecer el diálogo hay que tener en cuenta las emociones arraigadas, los prejuicios de ambos”, señaló.

Durante su intervención, Ángel Gabilondo, ex ministro de Educación y catedrático de Metafísica de la Universidad Autónoma de Madrid, recalcó que a este terreno común entre creyentes y no creyentes se le llama tierra de nadie, “no tanto porque ninguno ha tomado posesión de ella, sino porque no se dejará apropiar por nadie, ya que nadie puede apropiarse del enigma de la vida y lo inefable de la existencia.”

Parafraseando el libro, Gabilondo señaló que “el gran pecado es el olvido del otro, es la gran obscenidad, el mal” y puso de manifiesto la importancia de ponerse en el lugar del otro para dialogar. “El verdadero camino hacia el otro es el diálogo”, aseguró.

Con respecto a los puntos de encuentro, Gabilondo explicó durante su intervención que “La esperanza en un mundo mejor une a creyentes y no creyentes. La esperanza no es propiedad de los creyentes” y que no hay que olvidar que “los verbos esperar, amar, crecer y creer forman parte de la condición humana”.

Para Luis Aranguren, director editorial de PPC, se trata de un libro “realizado desde la propia experiencia del autor y que encaja como anillo al dedo con la identidad de expresión de coloquio de PPC”. En esta línea, “Creyentes y no creyentes en tierra de nadie ha de producir sacudida tanto en creyentes como en no creyentes en aras de un diálogo que hoy nos parece necesario y posible. “La entrevista del director de La Repubblica, Eugenio Scalfari, al Papa Francisco, marca el camino”, aseguró Aranguren.

En este caso, “Torralba va desvelando, con su maestría habitual, cómo el verdadero diálogo entre estos dos mundos se localiza en un campo desconocido para ambos, en esa tierra de nadie, que al tiempo es de todos, una tierra que precisa descargarnos del lenguaje ininteligible para el otro, de los prejuicios, de las sentencias por adelantado”, afirma Aranguren.

Escrito desde la propia experiencia intelectual y vital del autor, su obra bebe de numerosos encuentros realizados con personas alejadas, agnósticas o ateas y que conforman ese vasto campo que denominamos la no creencia.

El libro cuenta con un extenso prólogo a cargo del cardenal Ravasi, quien eligió a Torralba como consejero del Consejo Pontificio de la Cultura, y en el que alaba su obra: “Torralba nos ofrece una especie de vademécum para el diálogo entre creyentes y no creyentes. Lejos de la frialdad del estudio académico, las páginas rezuman una experiencia vivida, el resultado de innumerables lecturas y del contacto personal con personas que no creen”.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email