Firmas

Preguntó Jesús: ¿Quién dice la gente que soy yo?, por Fidel García Martínez

Preguntó Jesús: ¿Quién dice la gente que soy yo?, por Fidel García Martínez

Esta pregunta que el mismo Jesucristo formuló a sus discípulos más directos, continúa siendo la cuestión clave de la Historia, porque el tiempo se divide en antes y después de Cristo. Los discípulos contestaron conforme a lo que opinaban las gentes: unos decían que era Juan el Bautista, otros que Elías y los más alejados, que uno de los antiguos profetas. Jesucristo quiso comprobar cómo lo veían sus propios discípulos y les formuló y les interrogó: “Y vosotros ¿quién decís que soy yo? La respuesta la dio Pedro: “el Mesías de Dios”.

Veintiún siglos después la cuestión permanece, como consta por la pregunta formulada por La Nueva España sobre si Jesucristo es Dios, que lo es. Hoy las opiniones sobre la personalidad de Jesucristo son plurales como las de su tiempo. Algunos, incluso cristianos, separan el Jesús de la Historia del Cristo de la Fe. El ejemplo más representativo de esta postura fue durante el siglo pasado el teólogo protestante Bultman, para quien el Jesús de la historia no tenía importancia ni era necesario para la fe, contra aquellos teólogos liberales que querían fijarse sólo en la llamada historia de Jesús de Nazaret, sin admitir el Cristo de la Fe. Con lo que el verdadero Jesucristo confesado por Pedro como Dios y hombre verdadero quedaba eliminado. Ya en los primeros siglos del Cristianismo se dieron ambas posturas los que negaban la divinidad de Jesucristo y lo que negaban su corporalidad, su historicidad. La respuesta de la Iglesia Católica siempre ha sido la misma y es contenida como no podía ser de otra forma en los evangelios que no son una biografía ni un libro de historia, en el sentido convencional que se entiende hoy, son escritos inspirados que ofrecen la verdadera personalidad de Jesucristo desde la historia y le fe, son libros teológico-históricos. Cristo constituye el centro de la predicación apostólica. Esta posición central de Jesucristo el Crucificado y Resucitado, el mediador entre Dios y los hombres, en la conciencia de la Fe y en la Teología de todas las épocas

Fuera de la Iglesia Católica la personalidad de Jesucristo interesa también a otras religiones no cristianas y el pensamiento llamado laicista. En el hinduismo siempre quedó fuertemente impresionado por la esencia del Evangelio que se contiene en la Bienaventuranzas del Sermón de la Montaña. Para Gandhi Jesucristo fue un mártir, un gran Maestro de humanidad. Para muchos pensadores hinduistas Jesús es le Encarnación de Dios. Para el budismo Jesús está colocado junto con Buda y Confucio, entre los grandes sabios de Oriente. En el judaísmo, después de milenios de profunda incomprensión entre judíos y cristianos, se ha pasado del desprecio y del rechazado y para investigadores judíos Jesús es el eterno hermano, no solo como hombre sino como judío.

La filosofía y la literatura también han tratado de reflexionar sobre la importancia de Jesucristo, como ejemplos se puede citar la visión neomarxista de Jesucristo, pues después de la Caída del Muro, lo concepción del Cristianismo como opio del pueblo sólo la defienden los seguidores del stalinismo que en España aún perdura en algunos partidos de nuevo corte y en otros que permanecen anclados en marxismo decimonónico. La interpretación cristiano- marxista la defienden algunos pensadores cristianos para los cuales la única lectura valida de Cristo es la socialista-marxista. Algunos han interpretado el Evangelio a la luz de Marx, se trata de una visión socio-política de Jesucristo muy inadecuado y reduccionista. En la Literatura la persona de Jesucristo está muy presente en los grandes escritores y novelistas, se pueden citar por ejemplo a Dostoiewski, El Idiota es quizá el mejor retrato literario de Jesucristo. Una visión especial de Jesucristo es la que ofrece JRR Tolkien en el Señor de los Anillos. La destrucción del anillo sucede precisamente el 25 de Marzo día de la Encarnación del Verbo, según la liturgia Católica. Una visión de Jesucristo singular es la autor anglo-irlandés Staples Lewis en Crónicas de Narnia, el león Aslan, simboliza el León de Judá que es Cristo. No faltan personas que siguen las modas más extravagantes y no aceptan el único Jesucristo tal como es en su realidad más genuina y auténtica en su doble naturaleza divina y humana encarnada en el tiempo.

Fidel García Martínez

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Preguntó Jesús: ¿Quién dice la gente que soy yo?, por Fidel García Martínez, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email