Javier Prades y Carlos Osoro, durante la inauguración del curso.
Iglesia en España Última hora

Javier Prades: «La tecnología ha acreditado su contribución al mundo universitario»

Javier Prades, rector de la Universidad Eclesiástica San Dámaso (UESD), ha expresado que «La tecnología ha acreditado su contribución al mundo universitario». Lo ha hecho durante la inauguración del curso académico 2020-2021 esta misma tarde, en la que ha reflexionado sobre  los últimos meses. «La crisis pone de manifiesto a la vez el valor de los recursos, y aún más la importancia insustituible del factor humano», ha añadido. A la vez, ha señalado que la adaptación tecnológica fue, en un primer momento, difícil. «No estábamos preparados», ha asegurado.

Prades ha afirmado que «los profesores de los centros eclesiásticos, en general son reticentes a la incorporación de la tecnología, algo que depende no solo de la sensibilidad personal, sino el tipo de formación recibida». Por eso ha incidido en la necesidad de aprender el uso de la tecnología. Por ejemplo, ha destacado las ventajas de «ensanchar puntos de vista y orientarse en dirección de asumir recurso tecnológicos».

Si bien ha reconocido la sorpresa inicial, el rector ha apuntado a que la comunidad universitaria «ha mostrado capacidad de iniciativa, creatividad y atención mutua con muchísimo esfuerzo, que ha amortiguado el impacto negativo de la crisis». De la misma manera, Prades ha explicado que la Congregación para la Educación Católica está preparando una instrucción sobre la enseñanza a distancia. «podremos avanzar con mas seguridad en esta dimensión», ha afirmado.

La importancia de la fraternidad

En su discurso de la inauguración de este curso, Javier María Prades ha  hecho una alusión a la última encíclica del Papa Francisco, Fratelli tutti que, junto a Laudato Si’, es una herramienta «para afrontar gravísimos problemas sociales de alcance global» y para situar «la creación y fraternidad humana al servicio bien común». En esta línea ha afirmado que esta última encíclica tendrá que ser leída y asimilada «como llamada» a lo largo de este curso.

Reflexionando sobre la fraternidad, el rector de San Dámaso ha querido hacer referencia al «clima social y político con signos preocupantes de división». Por ello, ha  querido aportar algo de luz  según el magisterio de la Iglesia: «A la luz de la doctrina social de la Iglesia es importante apoyar lo que contribuya a convivencia acorde al bien común, la justicia e igualdad de los españoles». Ha pedido reconocer el «valor positivo del camino institucional de las últimas décadas». Prades ha alertado de que la polarización actual «puede alejarnos del camino de reconciliación y convivencia pacífica que hemos disfrutado los españoles».

Osoro: «Amar no es una teoría»

El acto de inauguración ha sido cerrado por el gran canciller de la UESD y arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro. En sus palabras ha querido reivindicar que la «que esta universidad de San Damaso, en todas las facultades y muy especialmente en la de Teología, proponga el amor de Dios y enseñe a contemplarlo y a descubrirlo cada día más».

«Amar no es una teoría, sino una manera de existir y situarse en el mundo y antes los demás», ha afirmado Osoro, a lo que ha añadido que «cuando uno descubre ese amor no puede hacer otra cosa más buena que difundirlo». Ha situado este amar en el tiempo y circunstancias actuales. «Para salir de esta pandemia de la que todos hablamos, que unos la sufren más y otros menos, pero todos estamos padeciendo, es necesario cuidarnos mutuamente», ha reclamado. El antídoto contra ese sufrimiento, «amarnos».

El amor, ha subrayado el arzobispo de Madrid, aporta humanidad. «¡Qué bien viene descubrir como el amor es la única luz  que ilumina constantemente a un mundo oscuro y da la fuerza para vivir y actuar! Este amor tiene rostro. No es suficiente la justicia. Incluso en la sociedad mas justa que hubiera, el amor siempre necesario. Nunca nos desinteresemos del amor porque caeremos en el desinterés por el ser humano en cuanto tal», ha defendido Osoro.

San Jerónimo, 16 siglos después

El  encargado de pronunciar la lección inaugural ha sido el profesor numerario de la UESD Ignacio Carbajosa. En sus palabras ha  hablado  sobre las traducciones de la Biblia, en concreto del Antiguo Testamento, precisamente unos días después de que se haya cumplido el 1600 aniversario de la muerte de san Jerónimo, que tradujo toda la Biblia en lo que sería el germen de la Vulgata.

Carbajosa ha titulado su lección inaugural «Hebraica veritas versus Septuaginta auctoritatem. ¿Existe un texto canónico del Antiguo Testamento?». Y ha recorrido la controversia entre san Agustín y san Jerónimo con sus posturas enfrentadas. El primero, en contra del proyecto que había emprendido el traductor. El segundo, defendiéndolo como vía de acceso al texto auténtico.

Ha reflexionado el profesor Carbajosa sobre la pregunta planteada inicialmente en el título de su lección. Es muy difícil encontrar un único texto del Antiguo Testamento en hebreo, algunos papiros se han perdido y otros solo han podido ser reencontrados en el s.XX muchos siglos después de que desaparecieran.

Finalmente, Carbajosa ha defendido que un buen ejemplo de una postura cristiana es la «síntesis», como la que hace la Vulgata de los textos de san Jerónimo con otras traducciones de la Biblia. «La afirmación unilateral de uno de los polos negando al otro caracteriza la herejía. La Vulgata tiene de paradigmático que aúna dos principios con los que batallan Jerónimo y Agustín. Es una obra de síntesis católica».

Austeridad en pandemia

Este año, la UESD empieza el curso con 1.680 alumnos, según ha anunciado el rector, Javier María Prades. Supone un pequeño descenso respecto al año pasado, apenas  un 1,47%. Sin embargo, el mismo rector ha anunciado que este año se han hecho ajustes para que la aportación prevista de la archidiócesis de Madrid se reduzca en un 10%. Es la aportación de la universidad para colaborar «a paliar la difícil situación que también afecta a nuestra diócesis». también ha señalado que se priorizará la inversión en infraestructuras informáticas.

Por otro lado, ha anunciado que se han firmado tres nuevos acuerdos de «Erasmus+», también se ha firmado un convenio con la Pontificia Universidad Católica de Medellín, y con varias  universidades de Latinoamérica para formar líderes católicos.

También ha anunciado que la universidad está preparando dos nuevos títulos cuya aprobación se espera para ser impartida  con universidades civiles. «Podrá dar resultados valiosos para difundir la propuesta académica de calidad», ha asegurado. Del mismo modo, se espera acometer este año la reforma de la cripta de san Francisco el Grande  para que sea la biblioteca general de la universidad.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME