Revista Ecclesia » ¿Por qué es importante la transparencia en la Iglesia?
Iglesia en España Noticias Última hora

¿Por qué es importante la transparencia en la Iglesia?

¿Por qué es importante la transparencia en la Iglesia? Esta es la pregunta que ha abierto el debate sobre la transparencia de la Iglesia en el vigésimo segundo jueves del portal Religión Digital.

La pregunta, lanzada por Santiago José Portas, ha profundizado sobre la necesidad de ofrecer una institución cada vez más transparente. El coloquio, moderado por el redactor jefe de Religión Digital, Jesús Bastante, ha contado con la participación de Víctor Manuel Murias, director del Palacio de Gaudí de Astorga; Pablo Delclaux, responsable de Patrimonio CEE; José María Ziarrusta, ecónomo de la diócesis Bilbao; y Ester Martín, directora de la Oficina de Transparencia CEE.

A la Iglesia se le exige un «plus»

La directora fue precisamente quien ha abierto el debate y ha expresado que «estamos en una sociedad que demanda altos niveles de transparencia a todas las instituciones, pero a la Iglesia, por su relevancia, se le exige un plus».

Además, ha subrayado que «hay un importante número de personas que colaboran con la Iglesia, fieles o no. Por ello es un deber para la institución ser un ejemplo para ellas en este sentido».

 

Por su parte Víctor Murias, ha destacado que «en una sociedad en la que cada día hay más desconfianza y fake news, la Iglesia tiene la absoluta necesidad de ser transparente».

Y es que, tal y como ha explicado José María Ziarrusta, «la transparencia va unida a la confianza de las personas en las instituciones, por tanto es un factor clave de éxito de cara a un modelo de autofinanciación cuyo pilar más importante es la participación de los fieles».

Un gran esfuerzo

Fieles, y no fieles, disfrutan tal y como ha explicado Pablo Delclaux «del gran esfuerzo que también hace la Iglesia para mantener y conservar su patrimonio. No solo son catedrales o iglesias, son archivos, bibliotecas, museos… Es muy bueno que la gente sepa el esfuerzo que supone».

La transparencia, «si bien es un estímulo positivo, no se consigue si en la Iglesia no van todos cogidos de la mano», ha indicado la directora de la Oficina de la CEE,  que ha animado junto al ecónomo de Bilbao a «tener un contacto más directo con la comunidad, conocer mejor a todas las personas que la conforman. Precisamente es algo de lo que nos hemos dado cuenta durante la pandemia. Las parroquias han sido muy creativas en el uso de estas nuevas herramientas y gracias a ello se ha podido mantener esta interrelación tan necesaria de la Iglesia con sus fieles. Pero hay que seguir mejorando la comunicación interna y externa», ha insistido.

Por su parte, Delclaux ha destacado que la pandemia ha cambiado la forma de ver las cosas. «Hemos aprendido mucho de los medios digitales, hemos visto la solidaridad de la gente, que ya tiene ganas de vivir. Se va viendo la luz desde el punto de vista sanitario y esperemos reactivar el patrimonio cultural, y con ello la economía, no solo de la Iglesia sino de España en su conjunto».

Esperanza en el futuro

«La iglesia ha de dar un mensaje de esperanza de cara al futuro, y de corresponsabilidad. Ha de buscar una forma de financiación viable y sostenible en el tiempo», ha destacado Murias, que asegura, además, que la difusión del patrimonio tiene que mejorar hasta el punto de proporcionar experiencias de visita más significativas a los usuarios. En el futuro, las redes sociales serán nuestro tablón de anuncios y el bizum será el cesto de donativos», ha concluido.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa