Revista Ecclesia » Poesía y Fe: Juan Guerrero Ruiz, por Alfonso V. Carrascosa
Opinión

Poesía y Fe: Juan Guerrero Ruiz, por Alfonso V. Carrascosa

Hablar de Juan Guerrero Ruiz (1893-1955) viene a cuento porque este 2021 se cumple el 75 aniversario del Premio Adonais de poesía. Se conmemora dicha efeméride nada menos que con una exposición en la Biblioteca Nacional de España, en Madrid. Se puede adquirir su catálogo gratuitamente en internet en  www.adonias.com.es Si uno teclea en el buscador de dicho catálogo ‘católico’ sale una única mención, que hace referencia a la condición de dos personas importantes en la historia del premio: Juan Guerrero Ruiz y Florentino Pérez-Embid.

Este murciano estudió el bachillerato en los Hermanos Maristas —religión en la escuela- y se licenció en Derecho en la Universidad de Madrid, examinándose como alumno libre en 1915. Fue llamado «El cónsul general de la poesía».

Comenzó su andadura colaborando en  1916 y 1917 con las revistas murcianas Polytechnicumy Oróspeda, En 1913 conoció a Juan Ramón Jiménez, y en 1918 se trasladó a Madrid a trabajar en un bufete de abogados. Juan Ramón le facilitó ser secretario de la revista Índice. A partir de ahí colaboró estrechamente con él, tanto que al fallecer el poeta publicó «Juan Ramón de viva voz», obra donde recogía sus confidencias y juicios literarios.

Francisco Moreno Sáez ha escrito una breve biografía y recogido la declaración jurada de la depuración de Juan Guerrero acabada la Guerra Civil, depuración que superó —y no la del gobierno del Frente Popular, en la que fue cesado de su puesto de secretario-administrador de la Junta Provincial de Beneficencia Particular el 14 de abril de 1937 para que ocupara ese cargo un militante socialista— y en la que dejó dicho al ser preguntado si había pertenecido a la masonería lo siguiente: «Jamás. Por mi formación católica siempre he considerado odiosa esta secta por su persecución de la Iglesia Católica».

Al ser preguntado por el motivo de no haberse opuesto al Frente Popular durante la contienda dijo: «Porque tenía la obligación sagrada de mantener a mi numerosa familia, compuesta de mi mujer enferma, seis hijos menores, mi madre anciana y mi hermana religiosa, exclaustrada a causa de la revolución, y mi única fuente de ingresos era mi cargo de Secretario del Ayuntamiento», presentando también la siguiente alegación al documento: «En primer lugar, declaro que soy católico, en cuya religión me he formado y he de permanecer hasta mi fin último».

Durante la Guerra protegió las iglesias , etc., todo lo cual se puede ver en www.archivodemocracia.ua.es . Casado con Ginesa García-Aroca, Guerrero tuvo seis hijos, uno de los cuales murió en 1938. Fundó la Editorial Hispánica, que comenzó a publicar en 1943, con la participación de José Luis Cano, la colección de poesía Adonais que compraría para Ediciones Rialp – fundada por unos cuantos profesores universitarios del Opus Dei- Florentino Pérez Embid. 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa