Revista Ecclesia » Poema para despedir el mes de mayo, mes de María, por Francisco Vaquerizo
Rincón Litúrgico

Poema para despedir el mes de mayo, mes de María, por Francisco Vaquerizo

Poema para despedir el mes de mayo, mes de María, por Francisco Vaquerizo

Para despedir el mes de Mayo, os envío este romance mariano. Es lo último que he escrito a la Virgen y ha sido para la Romería del Saz (Alhóndiga), que nació y se sigue celebrando en Pentecostés. Mi romance se titula “Sedes Sapientiae” – Trono de Sabiduría y canta este don del Espíritu Santo. Acaso me haya quedado un poema menos lírico y emocional que otras veces pero, acaso también, más doctrinal y teológico. Digo yo, que cualquiera sabe. Feliz verano.

SEDES  SAPIENTIAE

María y Pentecostés,

Pentecostés y María;

porque sin Nuestra Señora,

nos dice la Teología,

no cabe Pentecostés

y, por eso, en este día

cantar quiere mi romance

el don de sabiduría,

uno de los siete dones

– y el de más categoría –

de que la Virgen gozó

a lo largo de su vida

y que todos proclamamos

al rezar su Letanía.

 

Este don es luz de lo alto

que la mente clarifica,

raíz de conocimiento

supremo que garantiza

el juicio acertado y hace

gustar las cosas divinas,

(“Un cierto sabor de Dios”

que santo Tomás decía),

y no solamente ayuda

a conocer la doctrina

sino que además ayuda

a creerla y a vivirla.

 

Este don enseña a ver

la verdadera valía,

la transcendencia, el sentido

la verdad y la mentira

que encierran todas las cosas

habidas y por habidas.

 

Un nuevo Pentecostés

acudimos a la Ermita

de nuestra Madre del Saz

y una vez más, de rodillas

ante su imagen, pedimos

que sea Ella nuestra guía

para acertar el camino

de las moradas divinas.

El libro sapiencial pone

este don muy por encima

de coronas y de tronos

porque la sabiduría

don del Espíritu Santo

hace al creyente, si cabe,

más creyente todavía

y hace que lo espiritual

gane siempre la partida.

 

Y porque Nuestra Señora

del Saz, la Virgen Santísima,

proclamada es por la Iglesia

trono de sabiduría

a la sombra de su amor

y de su gracia bendita,

pedimos que el Santo Espíritu,

con generosa medida,

derrame sobre nosotros

el don de Sabiduría.

 

Francisco Vaquerizo Moreno

Pentecostés de 2015

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa