Revista Ecclesia » Poema a la Virgen de la Mayor de Sigüenza, por Francisco Vaquerizo Moreno
virgen la mayor
Rincón Litúrgico

Poema a la Virgen de la Mayor de Sigüenza, por Francisco Vaquerizo Moreno

Poema a la Virgen de la Mayor de Sigüenza, por Francisco Vaquerizo Moreno

Con motivo de celebrarse estos días la festividad de la Patrona de Sigüenza, envío a mis “lectores” este Canto a la Virgen de la Mayor. Y os deseo feliz fiesta de Nuestra Señora de la Asunción. Francisco.

A  LA  VIRGEN  DE  LA  MAYOR

Coronada y sedente,

con el Niño Jesús en sus rodillas,

contemplas a tus hijos de Sigüenza

y hacia tu corazón los encaminas

para que sean fieles a tu nombre,

a tu amor, a tu ejemplo y a tu estima,

oh Virgen, Tú, Señora

de La Mayor nombrada y aplaudida,

oh Virgen a quien todos

tenemos por insigne seguntina,

oh Madre, la más dulce,

la más piadosa, tierna y compasiva.

 

Virgen de La Mayor, Señora y Madre,

gloria y honor de esta Sigüenza mítica

que te viene rindiendo sus amores

desde la antigüedad más antiquísima:

de esta ciudad que pone cuerpo y alma

en celebrar tu fama y tu valía

y que acude gozosa a cobijarse

bajo el amparo de tu compañía,

porque quiere hacer suyos

tus argumentos y tus paradigmas,

porque quiere mirarse en el espejo

de tu bondad y tu sabiduría.

 

Virgen de La Mayor, aquí nos tienes

apurando la luz de tus mejillas;

aquí nos tienes, Reina Soberana,

admirando tu voz y tu sonrisa;

aquí nos tienes, Madre, hechos un sueño

para soñar contigo maravillas

y poner en tus manos

nuestras verdades y nuestras mentiras.

 

Échanos una mano, Virgen Santa,

sé siempre nuestra guía

y orienta nuestros pasos

para no caminar a la deriva.

 

Coronada y sedente,

con el Niño Jesús en tus rodillas,

contemplas a tus hijos de Sigüenza

y los acoges bajo tu sonrisa,

oh Virgen, Tú, de La Mayor nombrada,

porque mayor que Tú ni más divina

ni más nada de nada, no ha nacido

ni nacerá jamás, según doctrina

común de los teólogos

y los expertos en la cosa bíblica.

 

¡Viva por siempre amén la más gloriosa,

la Virgen más amada y más querida,

la que llamamos la mayor de todas,

la que es Primera Dama seguntina

y que todos llevamos en el alma

porque su amor alienta nuestras vidas!



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa