Firmas

Piden cambios en Cuba para un futuro mejor

carta-pastoral-cuba

En una Carta Pastoral los obispos cubanos apuestan por una esperanza activa

Araceli Cantero Guibert

La Habana, Cuba (15 de septiembre de 2013).-, Los obispos católicos de Cuba han dirigido a todos los cubanos un mensaje de esperanza que reconoce “que Cuba ha cambiado en los últimos años y que el presente no se parece a los años pasados”, pero también afirma que “una nueva generación de cubanos vive con el firme deseo de que el futuro sea mejor que el presente”.

Los obispos piden un nuevo orden político y reiteran que el único camino hacia a transformación social es el diálogo. Escriben después de  escuchar y sentir en nosotros los anhelos, las esperanzas y las frustraciones de los hijos de Dios en esta tierra” y abordan temas sobre el destino de los bienes materiales y la libertad y sobre la necesidad de que las aspiraciones personales sean tenidas en cuenta en el programa económico que debe ser elaborado.

La Carta Pastoral, con fecha del 8 de septiembre, fiesta de la Patrona de Cuba, ha sido dado a conocer en el Año de la Fe y tiene la virtud de la esperanza como hilo conductor. Sale a la luz veinte años después de la carta pastoral El Amor todo lo espera de 1993, en la que, de manera similar, los obispos ofrecieron un análisis de la realidad cubana y algunas pistas de renovación y cambio para Cuba.

Cuando el texto del mensaje se daba a conocer en la Página Web de la Conferencia, en la madrugada del domingo 15 de septiembre, la carta, ya impresa, se distribuía en todas las comunidades de la Isla para su presentación en las misas dominicales.

 

El apremio en la ciudadanía

La actual carta pastoral reconoce que algunas de sus sugerencias de hace dos décadas se han cumplido, pero otras quedan por realizar. Sugiere que, para que el futuro sea mejor, es necesario que continúe y se aligere el proceso de reformas iniciadas en Cuba. Dada la constatación del “apremio en la ciudadanía”, los obispos consideran que la urgencia y la mejor herencia para la generaciones futuras es “precisamente trabajar por un presente mejor”. Piden para este esfuerzo el compromiso de una ‘esperanza que no defrauda’, título de su mensaje. La carta pide una esperanza activa y también se adentra en aspectos que superan lo estrictamente religioso.

procesion-cuba

Las relaciones con Estados Unidos

En el mensaje  de 10 páginas y  43 epígrafes no se limitan a la situación nacional, sino que hacen propuestas sobre Cuba en el concierto de las naciones y sobre las relaciones con los Estados Unidos. Su reflexión expresa preocupación por la familia y por los jóvenes, a quienes piden que busquen la verdad, no caigan en el vacío existencial y construyan no sólo la Cuba del futuro, sino la Cuba actual.

Son temas recurrentes desde 1993

Esta nueva carta no es el único mensaje de los obispos desde 1993. Escribieron orientaciones para preparar la Visita del Papa Juan Pablo II en 1998, (El Espíritu quiere soplar en Cuba) y dos años después, “Un cielo nuevo y una tierra nueva”, con motivo del fin del milenio.

En 2003 los obispos deploraron cierta involución y retroceso, así como una vuelta al lenguaje de los años ya pasados, falta de esperanza en el pueblo y nuevos encarcelamientos. Lo hicieron al cumplirse los 10 años de la carta El amor todo lo espera, con una Instrucción Teológico Pastoral: La presencia Social de la Iglesia. En 2006, publicaron un Marco Teológico para el Plan Global de Pastoral 2006-20012 que se iniciaba en toda la Isla. Otros documentos han sido pra el Año Jubilar Mariano y la Visita de Benedicto XVI en 2012.

Estos mensajes muestran que los obispos han mantenido una línea continua en su magisterio colegiado, respaldado por la visita de dos Papas. Son temas recurrentes: la invitación al diálogo y a la reconciliación, la participación y la búsqueda de la unidad en la pluralidad de puntos de vista y opciones, la necesidad de un proyecto económico definido que aúne las voluntades, la invitación a una mayor apertura con espacio para nuevas iniciativas desde la diversidad, la condena a las medidas económicas restrictivas impuestas a Cuba por otros países, la cuestión migratoira, la familia, la exhortación a los jóvenes a formarse y crecer en la virtud, y la convocatoria a la solidaridad ante las carencias materiales que afrontan grupos específicos de la sociedad.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas