Internacional

Pésame del Papa por el fallecimiento del capuchino monseñor Juan Rodolfo Laise

Pésame del Papa por el fallecimiento del capuchino monseñor Juan Rodolfo Laise

El papa Francisco envió su pésame por la muerte de monseñor Juan Rodolfo Laise, OFMCap, obispo emérito de San Luis, acaecida el lunes 22 de julio en San Giovanni Rotondo, Italia. El pontífice destacó la “dedicación y entrega pastoral” del prelado fallecido al servicio de esta comunidad diocesana. Tuit de la Conferencia Episcopal Argentina.

El papa Francisco envió su pésame por el fallecimiento de monseñor Juan Rodolfo Laise OFMCap, obispo emérito de San Luis, acaecida el lunes 22 de julio en San Giovanni Rotondo, Italia.

El telegrama con las condolencias del pontífice fue remitido por el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, al actual obispo de San Luis, monseñor Pedro Daniel Martínez Perea, a través de la nunciatura apostólica.

El Papa ofrece sufragios por el eterno descanso de monseñor Laise, quien “con dedicación y entrega pastoral sirvió a esta Iglesia particular” y otorga con afecto la bendición apostólica, como “signo de fe y esperanza en Cristo resucitado”.

En tanto, la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) utilizó la red social Twitter para expresar “su dolor y la firme esperanza en el Señor Resucitado” al conocer el fallecimiento de monseñor Laise.

Misa de exequias: Las siete “llamadas” que recibió

Los restos del prelado fueron velados el martes 23 de julio en el santuario Santa María de las Gracias, de la localidad italiana en la que residía, donde el arzobispo de Manfredonia-Vieste-San Giovanni Rotondo, monseñor Franco Moscone, enumeró las siete “llamadas” que monseñor Laise recibió a lo largo de su vida.

«Recibió siete llamadas: al nacer, es decir, a la semejanza de Dios; el segundo es el bautismo con el cual se convirtió en hijo de Dios; el tercero es el llamado a la vida consagrada, que lo convirtió en hijo de Francisco; el cuarto es el sacerdocio ministerial que le permitió actuar in persona Christi; el obispo, que lo convirtió en el sucesor de los apóstoles durante 30 años; el sexto llamado fue hacer que el confesor durante muchos años, como el padre Pío, se convirtiera en el pastor que perdona los pecados; el séptimo fue el llamado a la vida eterna, a la que se preparó con la humildad que lo hizo considerar ‘un siervo inútil’ hasta el final. Y es esta séptima vocación la que ilumina a todas las demás», puntualizó.

Carta pastoral de Mons. Martínez Perea

En una carta pastoral, el actual obispo de San Luis, monseñor Pedro Daniel Martínez Perea, reconoció su “entrega pastoral y apostólica durante 30 años en bien de toda la feligresía” sanluiseña.

“Especialmente valoramos, entre otras actividades, su amor por la Eucaristía, su devoción mariana, concretada en cada pueblo; su eclesial preocupación por las vocaciones, plasmada en la fundación del Seminario Mayor Diocesano San Miguel Arcángel; y su fidelidad a la doctrina católica del Magisterio de la Iglesia”, precisó.

Asimismo, destacó “sus constantes desvelos por mantener y resaltar la sacralidad de la liturgia, restaurando la iglesia catedral y promoviendo el canto sacro; su cercanía a la educación católica; su particular devoción al Padre Pío, con la creación de los Grupos de Oración”.

Carta completa

San Luis (AICA)
24-7-2019
Foto: Mons. Martínez y su último encuentro con Mons. Laise en San Giovanni Rotondo, Italia

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.