Santa Sede

Pésame del Papa Benedicto XVI por la muerte del cardenal Paul Shan Kuo-hsi, de Taiwán, próximo a los 89 años

El Papa Benedicto XVI expresa su profundo pesar por la muerte, ayer en un hospital de Taiwán, del cardenal jesuita chino Paul Shan Kuo-hsi, obispo emérito de Kaohsiung. El purpurado, que iba a cumplir 89 años, el próximo 3 de diciembre, estaba enfermo de cáncer. 

El Papa -en un telegrama enviado al actual obispo de Kaohsiung, mons. Peter Liu Cheng-chung – manifestando su gratitud a Dios por el ministerio desarrollado por el cardenal Shan, en tantos años de servicio a la Iglesia, se une a cuantos lloran su fallecimiento, abrazando a los hermanos jesuitas y encomienda “su alma sacerdotal a la misericordia infinita de Dios”.

El cardenal Shan, muy amado por sus fieles, dedicó toda su vida a la reconciliación de la Iglesia en China. De él se recuerda, en particular su profunda gratitud a Benedicto XVI, por la Carta a los católicos chinos de 2007, invitando al perdón y a superar las incomprensiones y las divisiones entre los creyentes, que permanecieron fieles durante las persecuciones y los creyentes que cedieron a la debilidad. El purpurado destacó la gran vitalidad de la minoría cristiana en Asia, sin estar atemorizada por vivir como un granito de mostaza, entre otras religiones y en un contexto a menudo materialista y ateo. Solía citar a Juan Pablo II, que veía en el Tercer Milenio una nueva primavera del cristianismo.

(CdM – RV)

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.