Revista Ecclesia » Pere Vallespir es ordenado sacerdote en la catedral de Mallorca
sacerdote-mallorca
Iglesia en España

Pere Vallespir es ordenado sacerdote en la catedral de Mallorca

Pere Vallespir es ordenado sacerdote en la catedral de Mallorca

En el transcurso de una Eucaristía presidida por el Obispo Javier Salinas.

El franciscano Pedro Vallespir Escandell fue ordenado sacerdote el pasado 4 de octubre en el transcurso de una Eucaristía presidida por el Obispo Javier Salinas. El acto tuvo lugar en la Catedral de Mallorca, donde se congregaron numerosos familiares y amigos venidos desde diferentes puntos de la isla.

La ceremonia contiene muchos símbolos. En primer lugar se hizo un llamamiento a aquel que debía ser instituido, por su nombre, que nos recuerda la llamada de Cristo a sus discípulos, seguida de la petición de la Iglesia de ser ordenado. Después de la homilía se acercó el futuro presbítero y manifestó su promesa de celibato ante el Obispo, seguido de la manifestación de voluntad sobre su disposición de vivir de acuerdo al Evangelio proclamado, a la obediencia y a la vida de servicio y oración indicado Justo antes de prometer obediencia unieron las manos del elegido con las del Obispo: indica la unidad y la obediencia a la Iglesia.

Otro gesto simbólico se produjo en las letanías: El elegido se tumbó en el suelo, signo de servicio, mientras se iban invocando los santos de la Iglesia, y a Dios mismo porque bendijera al elegido.

En el momento de la ordenación tuvo lugar con la imposición de manos sobre la cabeza en silencio del elegido, que estaba arrodillado ante el obispo. Después de la oración de consagración siguió la imposición de las vestiduras litúrgicas propias.

El nuevo sacerdote recibió la patena y el cáliz con estas palabras del Obispo: “Recibe la ofrenda del pueblo santo para presentarla a Dios. Considera lo que realizas e imita lo que conmemoras, y conforma tu vida con el misterio de la cruz del Señor”. También, después de la imposición de las vestiduras, fueron ungidas por el obispo las manos del ordenado, señal de que serán las manos de Cristo en los sacramentos que celebre y presida. Después de esta unción el Obispo dio el abrazo de paz a lo ordenado, que compartió también con el resto de sacerdotes, signo de paz y de comunión con la Iglesia.

Pedro Vallespir Escandell, de 52 años, entró en el Tercer Orden Regular de San Francisco hace más de 10 años, durante los cuales se ha preparado en el ámbito humano, comunitario, espiritual, académico y pastoral.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa