Revista Ecclesia » Pepe Rodríguez en el Pregón del Domund: «Misioneros, ¡a cocinas! Y todos nosotros, para ayudaros, ¡al Domund!»
omp_domund
Destacada Última hora

Pepe Rodríguez en el Pregón del Domund: «Misioneros, ¡a cocinas! Y todos nosotros, para ayudaros, ¡al Domund!»

La Catedral Primada de Toledo ha sido la encargada de acoger el Pregón del Domund 2021. Este año ha sido realizado por el cocinero y jurado de programa MasterChef, Pepe Rodríguez.

El pregonero ha comenzado su intervención afirmando que «este día que conocemos como Domund es la Jornada Mundial de las Misiones. ‘Mundial’ porque se celebra a la vez en todo el mundo, y porque en ella participan los católicos de todos los rincones de la Tierra, uniéndose por igual al Papa para sostener los llamados ‘territorios de misión’».

Pepe Rodríguez ha querido agradecer «a las Obras Misionales Pontificias, encargadas de la organización y celebración de esta Jornada, por darme así también la oportunidad de hablar de unas personas tan queridas por todos nosotros —incluyendo a quienes no tienen fe—, como son los misioneros y misioneras». 

El cocinero ha combinado a la perfección su ámbito culinario con la fe, haciendo las delicias de los presentes en el pregón. «Creo que los misioneros podrían ser los discípulos que siguen oyendo ese “dadles vosotros de comer” y, en lugar de escaquearse, dicen: “¡Oído, cocina!”. Personas normales y corrientes —como ustedes, como yo, como cualquiera— que no escurren el bulto, sino que se fían del Jefe de Cocina que les llama a la tarea de dar de comer y repartir el pan».

«Los valores son fundamentales»

«En el mundo en el que yo trabajo, como en todos los ámbitos, los valores son fundamentales. En un equipo de cocinas, nada puede funcionar igual sin esa aportación de cada uno, que hace que, como dice el papa Francisco, “el todo sea más que las partes, y también más que la mera suma de ellas”. Esas cualidades que se requieren en una cocina las vemos “al cuadrado” en los misioneros: la importancia de escuchar, de aportar, de estar aprendiendo siempre; la importancia del sacrificio, de volverlo a intentar, de trabajar sin tirar la toalla; la importancia de superarnos y de ayudar a que otros se superen y nos superen, sin generar dependencias».

Pepe Rodríguez ha querido finalizar el pregón refiriéndose a los misioneros y misioneras, «vosotros fuisteis a países lejanos a contar lo que habéis visto y oído en vuestro corazón, y nos contáis a nosotros lo que habéis visto y oído en esos lugares adonde fuisteis a evangelizar y en los que, según soléis decir, los pobres os evangelizaron. Misioneros, ¡a cocinas! Y todos nosotros, para ayudaros, ¡al Domund!».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa