popular
Especiales Ecclesia Internacional La iglesia frente a la pederastia Papa Francisco

Pederastia en Chile: las víctimas que hablaron con el Papa: ahora acciones ejemplares

Pederastia en Chile: las víctimas que hablaron con el Papa: ahora acciones ejemplares

Cruz, Hamilton y Murillo fueron invitados por el Papa del viernes al lunes pasados: gracias por la enorme generosidad de Francisco. La Iglesia debe tomar el timón de la lucha contra los abusos y contra el encubrimiento

 

Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, tres víctimas del sacerdote pederasta chileno Fernando Karadima, fueron invitados por el Papa Francisco a la Casa Santa Marta (del viernes al lunes pasados), después de que explotara el caso del obispo Juan Barros, pupilo de Karadima, y de las investigaciones de monseñor Charles Scicluna. Los tres expresaron, al concluir sus coloquios con el Papa argentino, reconocimiento y aprecio por el gesto del Pontífice, y la «enorme generosidad y hospitalidad de estos días». Subrayaron que han podido ver el rostro amigable de una Iglesia que en el pasado los trataba como «enemigos», y expresaron también la esperanza de que la Iglesia tome el timón de la lucha contra la pederastia, contra los abusos de poder y contra el encubrimiento de las acusaciones. Y también, que el Papa «transforme en acciones ejemplares y ejemplificadoras sus cariñosas palabras de perdón. De no ser así, todo esto será letra muerta».

«Después de haber pasado casi una semana en la Residencia Santa Marta, compartiendo con el Papa Francisco, quisiéramos decir lo siguiente», afirmaron durante una conferencia de prensa en la sede de la prensa extranjera en Roma. «Durante casi 10 años hemos sido tratados como enemigos porque luchamos en contra del abuso sexual y el encubrimiento en la Iglesia. En estos días conocimos un rostro amigable de la Iglesia, totalmente diferente al que conocíamos antes. El Papa nos pidió formalmente perdón a nombre propio y de la Iglesia universal […] También agradecemos a monseñor Jordi Bertomeu quien, por encargo del Papa, nos ha acompañado y ha sabido transformar esta estadía en algo constructivo».

«Pudimos conversar de manera respetuosa y franca con el Papa. Abordamos temas difíciles, como el abuso sexual, el abuso de poder y, sobre todo, el encubrimiento de los obispos chilenos. Realidades a las que no nos referimos como pecados, sino crímenes y corrupción, y que no se agotan en Chile, sino que son una epidemia. Una epidemia que ha destruido miles de vidas de niños, niñas y jóvenes. Personas confiaron y que fueron traicionadas en su fe y en su confianza. Hablamos desde la experiencia. Una a la que otros no han logrado sobrevivir».

El Papa les pidió su opinión, explicaron, sobre cuestiones específicas y también teóricas sobre la cuestión. Hablaron sobre la gravedad del ocultamiento de los abusos, porque lo sostiene, lo replica, no lo castiga, y favorece la creación de redes de abuso dentro y fuera de la Iglesia. También hablaron con el Papa sobre el ejercicio “patológico” e ilimitado del poder, que es la piedra d toque del abuso sexual y del encubrimiento, por lo que le dijeron que la Iglesia debería tener el deber de convertirse en un aliado y una guía en la lucha global contra el abuso y en un refugio para las víctimas, cosa que, en su opinión, no sucede en la actualidad.

«En nuestra vida –explicaron– nos hemos encontrado con sacerdotes, religiosos y religiosas comprometidos con la dignidad de las víctimas y la justicia. Personas honestas y valientes que han logrado avances en esta lucha. Son muchos y son imprescindibles».

«No depende de nosotros –afirmaron– que se lleven a cabo las necesarias transformaciones en la Iglesia para detener la epidemia del abuso sexual y del encubrimiento. Esperamos que el Papa transforme en acciones ejemplares y ejemplificadoras sus cariñosas palabras de perdón. De no ser así, todo esto será letra muerta».

El comunicado concluye indicando que «decidimos aceptar esta invitación en nombre de miles de personas que han sido víctimas de abuso sexual y del encubrimiento de la Iglesia católica. Ellos le han dado sentido a nuestra visita».

Fuente

De izq. a der. Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo

IACOPO SCARAMUZZI

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email