rosario 1
Rincón Litúrgico

Partes del Rosario

Designación de los Misterios Luminosos

San Juan Pablo II, Carta ap. Rosarium Virginis Mariae 16-10-2002, 21: «Pasando de la infancia y de la vida de Nazaret a la vida pública de Jesús, la contemplación nos lleva a los misterios que se pueden llamar de manera especial “misterios de luz”… Deseando indicar a la comunidad cristiana cinco momentos significativos –misterios “luminosos”– de esta fase de la vida Cristo, pienso que se pueden señalar:

  1. Su Bautismo en el Jordán;
  2. Su autorrevelación en las bodas de Caná;
  3. Su anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión;
  4. Su transfiguración;
  5. Institución de la Eucaristía, expresión sacramental del misterio pascual.

Cada uno de estos misterios revela el Reino ya presente en la persona misma de Jesús».

 

Años antes el mismo Juan Pablo II, al comentar a la hora del Ángelus los misterios dolorosos, los designó así:

  1. «La agonía de Jesús en el huerto de Getsemaní» (12-2-1989: es it);
  2. «Jesús es flagelado» (19-2-1989: es it);
  3. «Jesús es coronado de espinas» (26-2-1989: es it);
  4. «Jesús camino del Calvario» (5-3-1989: es it);
  5. «Jesús muere en la cruz» (12-3-1989: es it).

 

A la luz de la brevedad y precisión con las que “designó” los misterios dolorosos parece deducirse que, al «indicar-señalar» los cinco momentos significativos –misterios “luminosos”– de la vida pública de Jesús, no pretendió por entonces ofrecer una designación precisa en ese caso.

Y así, en tanto que algún Papa llegue a hacerlo, en la designación de los misterios luminosos, además de añadir el nombre de Jesús allí donde está implícito, quizás convenga suprimir algunas “aclaraciones” y añadir algún término tomado del mismo comentario de Juan Pablo II.

 

Tal “designación”, por el momento, podría ser la siguiente:

  1. Jesús es bautizado en el río Jordán;
  2. Jesús se autorrevela en las bodas de Caná;
  3. Jesús anuncia que ha llegado el Reino de Dios;
  4. Jesús se transfigura en el monte Tabor;
  5. Jesús instituye el sacramento de la Eucaristía.

 

Respecto de la designación del quinto misterio, dice Benedicto XVI: «Mañana, Jueves santo, la Iglesia hace memoria de la última Cena, durante la cual el Señor, en la víspera de su pasión y muerte, instituyó el sacramento de la Eucaristía» (Audiencia general 19-3-2008).

 

Por otra parte, como del jueves al domingo se incluyen las cuatro series de misterios, para que el rezo del Rosario sintonice más plenamente con el tiempo litúrgico, quizás convenga que del lunes al miércoles se mediten en Adviento-Navidad los misterios gozosos, en Cuaresma los dolorosos y en Pascua los gloriosos. Y también, que en la semana de Navidad se mediten los gozosos, en la semana Santa los dolorosos y en la semana de Pascua los gloriosos.

 

SANTO ROSARIO

 

Misterios gozosos  (lunes y sábado)

  1. 1. La Anunciación del Señor
  2. 2. La Visitación de la Virgen María a su prima Isabel
  3. 3. El Nacimiento de Jesús en Belén
  4. 4. La Presentación de Jesús en el templo
  5. 5. Jesús perdido y hallado en el templo

Misterios luminosos  (jueves)

  1. 1. Jesús es bautizado en el río Jordán
  2. 2. Jesús se autorrevela en las bodas de Caná
  3. 3. Jesús anuncia que ha llegado el Reino de Dios
  4. 4. Jesús se transfigura en el monte Tabor
  5. 5. Jesús instituye el sacramento de la Eucaristía

Misterios dolorosos  (martes y viernes)

  1. 1. La agonía de Jesús en el huerto de Getsemaní
  2. 2. Jesús es flagelado
  3. 3. Jesús es coronado de espinas
  4. 4. Jesús camino del Calvario
  5. 5. Jesús muere en la cruz

Misterios gloriosos  (miércoles y domingo)

  1. 1. La Resurrección del Señor
  2. 2. La Ascensión del Señor
  3. 3. La venida del Espíritu Santo sobre la Iglesia naciente
  4. 4. La Asunción de la Virgen en cuerpo y alma al cielo
  5. 5. María Reina del universo

 

Letanía lauretana

 

Señor, ten piedad

Cristo, ten piedad

Señor, ten piedad

Cristo, óyenos

Cristo, escúchanos

Dios Padre celestial

Dios Hijo Redentor del mundo

Dios Espíritu Santo

Santísima Trinidad, único Dios

Santa María

Santa Madre de Dios

Santa Virgen de vírgenes

Madre de Cristo

Madre de la Iglesia

Madre de la divina gracia

Madre purísima

Madre castísima

Madre inmaculada

Madre amable

Madre admirable

Madre del buen Consejo

Madre del Creador

Madre del Salvador

Virgen prudentísima

Virgen digna de veneración

Virgen digna de alabanza

Virgen poderosa

Virgen clemente

Virgen fiel

Modelo de santidad

Sede de la Sabiduría

Causa de nuestra alegría

Vaso espiritual

Vaso venerable

Vaso insigne de devoción

Rosa mística

Torre de David

Torre de marfil

Casa de oro

Arca de la Nueva Alianza

Puerta del cielo

Estrella de la mañana

Salud de los enfermos

Refugio de los pecadores

Consuelo de los afligidos

Auxilio de los cristianos

Reina de los ángeles

Reina de los patriarcas

Reina de los profetas

Reina de los apóstoles

Reina de los mártires

Reina de los que viven su fe

Reina de las vírgenes

Reina de todos los santos

Reina concebida sin pecado original

Reina asunta al cielo

Reina del santo Rosario

Reina de la familia

Reina de la paz

Reina y hermosura del Carmelo

– Cordero de Dios, que quitas…

– Ruega por nosotros, Santa…

 

 

Oración. Te pedimos, Señor, que nosotros tus siervos gocemos siempre de salud de alma y cuerpo; y por la intercesión de Santa María, la Virgen, líbranos de las tristezas de este mundo y concédenos las alegrías del cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

Ángelus

– El ángel del Señor anunció a María…

– He aquí la esclava del Señor…

– El Verbo se hizo carne…

Oración. Derrama, Señor, tu gracia sobre nosotros, que por el anuncio del ángel hemos conocido la encarnación de tu Hijo, para que lleguemos, por su pasión y su cruz y con la intercesión de la Virgen María, a la gloria de la resurrección. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

Regina caeli

Todos: Reina del cielo, alégrate, aleluya, porque el Señor a quien has merecido llevar, aleluya, ha resucitado según su palabra, aleluya. Ruega al Señor por nosotros, aleluya.

Quien preside: Alégrate, Virgen María, aleluya.

Todos: Porque verdaderamente ha resucitado el Señor, aleluya.

Oración. Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, has llenado el mundo de alegría, concédenos, por intercesión de su Madre, la Virgen María, llegar a alcanzar los gozos eternos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.