Oswaldo y Arce, que forman el grupo 'Salve', durante su actuación en la parroquia San Vicente de Os Groves
Iglesia en España Última hora

Una parroquia de verano y un concierto «sorpresa»

El caso de la parroquia de San Vicente do Grove, es el de una parroquia que son casi dos. De septiembre a junio, Juan Ventura, el administrador parroquial, atiende sobre todo la vida normal de catequesis, comuniones… el día a día de los habitantes de O Grove. En verano, la gran mayoría de ellos trabajan para atender a los turistas, que pueden llegar a ser 5 o 6 mil, muchos de ellos habituales de segunda residencia. «Entonces llenamos la iglesia de gente de fuera que para ellos es su ‘parroquia de verano’», cuenta Ventura.

Este año, la parroquia de verano no ha sido muy diferente a la de otros años. En O Grove, los turistas, cuenta Ventura, han seguido llegando. En medio de ello, ha tenido que adaptarse a la situación, aunque la arquitectura ayudaba. «La capilla en la que celebramos misa en verano, que está en una urbanización, no es grande pero es moderna. Las puertas son de cristal y se puede ver y escuchar desde el jardín», explica Ventura.

Las ideas vinieron, un poco, por casualidad. Ventura cuenta que llevaba el runrún en su cabeza de que, con las medidas de seguridad, no podían repartir las hojas de cantos. Algo que uno de los voluntarios del coro preparaba, habitualmente, todos los domingos. En este caso, la parroquia copió la idea a un bar. Al ver que la carta se consultaba a través de un código QR, decidieron hacer lo mismo para la parroquia. Conscientes de que no era, quizás, una idea para todo el público. «A lo mejor es más efectivo el papel, pero hay que reinventarse y esto era una posibilidad. Pero con que haya diez en la misa que puedan verlo, es mejor que nada. El código QR enlaza con la web de la parroquia, donde están los cantos», explica el sacerdote.

Y llegó el concierto

La capilla en forma de concha con cristales abiertos, el QR para los cantos de la misa, y los veraneantes de O Grove vinieron a coincidir para que el pasado martes la parroquia viviera un «concierto testimonio», de la mano del grupo Salve, formado por Oswaldo y Arce, un matrimonio. «Llegaron el día 15 de agosto, en la celebración de la Virgen de la Asunción. Habían venido invitados por unos amigos a pasar unos días, y fue algo sobre la marcha», relata Ventura.

Ese día 15 de agosto se bendecía en la parroquia una imagen de San Ezequiel Moreno, y el dúo cantó. «Ellos tratan de evangelizar con música, yo les conocía por sus vídeos de Youtube, y mira, vinieron aquí. El martes, al acabar la misa, dieron el concierto, y a muchos les sorprendió porque no se lo esperaban. Por supuesto, en la Iglesia, con las medidas de seguridad, aforo, mascarilla, gel hidroalcohólico…», aclara Juan Ventura.

Un testimonio que ellos se encargan de contar,  que empieza con Oswaldo, de niño, buscando un coro en el que cantar y encontrando el de la Iglesia. Y continúa, a día de hoy, cerca de las playas de O Grove, en un verano atípico pero en el que hay espacio para cantarle a Dios.

Print Friendly, PDF & Email