Diócesis Firmas Iglesia en España

Parroquia de Santiago el Mayor, de Alcalá de Guadaíra, peregrina a Tierra Santa

LA ALCALAREÑA PARROQUIA DE SANTIAGO EL MAYOR PEREGRINA A TIERRA SANTA
 
Un grupo de 40 personas de la parroquia de Santiago el Mayor, de Alcalá de Guadaíra, ha peregrinado a la Tierra Santa, buscando y siguiendo las huellas del Señor Jesús. Así del 4 al 12 de Septiembre se pusieron en camino para un Encuentro personal y comunitario con el Resucitado visitando los Lugares Santos de su infancia, vida pública, pasión y resurrección. Las celebraciones eucarísticas y litúrgicas tuvieron un espacio primordial en toda la Peregrinación. Fueron guiados por el Franciscano Fray Miguel Cobo, de la Custodia de Tierra Santa. 
 
Comenzaron por Galilea: Nazaret, con Eucaristía en la Basílica de la Anunciación; Caná, con la Renovación de las Promesas Matrimoniales de los Matrimonios asistentes, el Tabor, Cafarnaúm, Tabga, las Bienaventuranzas, y una navegación por el Lago de Genesareth. También, los Peregrinos visitaron Séforis, Lugar de Joaquín y Ana, los padres de la Virgen y los abuelos de Jesús, donde los abuelos que venían se sintieron muy identificados.
 
Continuaron la ruta por la orilla del Jordán, y a la altura de Jericó, ya en Judea, los Peregrinos pudieron Renovar las Promesas Bautismales y bañarse en el río de Jesús. Después, lo primero fue Betania, donde se puso de manifiesto la cercanía de Jesús, que se hace «amigo» de los hombres para llevarles a la Vida. En Belén fue la explosión de júbilo y alegría navideña. Celebraron la Eucaristía en el Campo de los Pastores, y después -como ellos- fueron corriendo a Belén, para visitar la Gruta de la Natividad, la Gruta de la Leche, la Casa de José. Tras Belén, en una mañana deliciosa, fueron a Ain Karim, a las dos Basílicas: Visitación, donde cantaron el Magnificat, y Natividad de San Juan Bautista, con el Benedictus.
 
Los últimos días fueron para la Ciudad Santa de Jerusalén. No se puede resumir las experiencias y vivencias. La Santa Misa en el Calvario a las 6 de la mañana, las calles en penumbra y vacías de una ciudad tan bulliciosa; el Monte de los Olivos, donde tuvieron una Hora Santa ante Jesús Sacramentado; las iglesias de Betfagé y Dominus flevit, la Ascensión, la Dormición y Asunción de María; el Monte Sión, el Palacio de Caifás con la calzada romana por donde anduvo Jesús. San Pedro en Gallicantu: negaciones y lágrimas; el Cenáculo, celebraron la Eucaristía y renovaron las Promesas Sacerdotales y de la Confirmación; el Pretorio, donde comenzaron la Vía Crucis por las calles atestadas de Jerusalén para concluir en el Santo Sepulcro, donde todos y cada uno puede entrar y salir.
 
Sólo queda dar gracias a Dios por el regalo que les ha hecho. Ahora queda seguir peregrinando en sus vidas, dando testimonio de su fe, y pedir, como lo hicieron en Emmaús, que él se haga su compañero de camino.
Francisco Burgos Becerra (responsable de la Pastoral de Comunicación
de la Parroquia de Santiago el Mayor de Alcalá de Guadaíra)
Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.