Iglesia en España Nacional

Paredes de Nava (Palencia): nota del obispado por la polémica por traslado del Archivo Histórico Parroquial

paredes de nava

Paredes de Nava (Palencia): nota del obispado por la polémica por traslado del Archivo Histórico Parroquial

Ante la polémica suscitada por el traslado del Archivo Histórico Parroquial de Paredes de Nava

Ante la polémica suscitada por vecinos y colectivos de Paredes de Nava ante el traslado del Archivo Histórico Parroquial de Paredes de Nava al Archivo Diocesano, este Obispado quiere precisar lo siguiente:

  1. Los archivos eclesiásticos custodian la memoria histórica de la Iglesia y registran el camino plurisecular de ella en cada una de las realidades que la componen. La información que conservan permite reconstruir las vicisitudes de la evangelización, de la santificación y del gobierno pastoral de la comunidad cristiana. Son fuente principal e indispensable para el estudio de las expresiones y manifestaciones de la vida religiosa, de la piedad de nuestro pueblo y de la caridad cristiana. Los archivos eclesiásticos conservan los rastros del transitus Domini en la historia de los hombres

La Iglesia valora y aprecia su legado documental, y, consecuentemente, pone los medios personales, materiales y técnicos disponibles para conservar los archivos, transmitirlos a generaciones futuras, darles vida abriéndolos a los investigadores, y convirtiéndolos en lugares de encuentro y diálogo entre la fe y la cultura, y de acción eclesial al servicio de la nueva evangelización.

Los archivos eclesiásticos están bajo la autoridad del Obispo. A él compete dotarlos de un estatuto y reglamento de régimen interno que permita un funcionamiento correcto de acuerdo con su finalidad específica.

El funcionamiento de los Archivos Eclesiásticos se rige por lo establecido en el Código de Derecho Canónico y en las normas diocesanas, así como por lo regulado en los Acuerdos entre la Santa Sede y el Estado Español, de 3 de enero de 1979, y en la legislación civil aplicable al caso.

  1. Los documentos, según su fecha, se custodiarán en el archivo histórico, en el archivo intermedio o en el archivo de oficina, llevándose a cabo las transferencias y los expurgos de documentación adecuados en las fechas establecidas. La normativa diocesana establece tres tipos de Archivo

a) Archivo histórico: se custodia la documentación de más de cien años de antigüedad.

b) Archivo intermedio: se custodia la documentación no transferida al archivo histórico, pero cuya vigencia administrativa ya ha concluido.

c) Archivo de oficina: se custodia la documentación con vigencia administrativa.

 

  1. Por indicación de la Santa Sede, a través de la Pontificia Comisión para los Bienes Culturales de la Iglesia, en el documento “La función pastoral de los archivos eclesiásticos” (2 de febrero de 1997) se expresa que «en las diócesis donde la conservación y gestión del patrimonio documental así lo aconsejase, es conveniente llevar a cabo la concentración de los archivos eclesiásticos de carácter histórico en ella existentes, a fin de garantizar su mejor instalación, protección, conservación, servicio y dedicación del personal, y facilitar la consulta de los investigadores».

El mismo documento señala que «dada la situación en que se encuentran muchos archivos parroquiales, y a fin de asegurar su conservación y facilitar la investigación, conviene que cuanto antes se proceda a su concentración en el archivo diocesano, o donde la diócesis crea más conveniente». Asimismo, se aconseja que «la concentración de todos estos archivos ha de salvar la propiedad de las entidades sobre sus respectivos archivos, así como la instalación independizada de los archivos incorporados, manteniendo la unidad e integridad del fondo conforme a su clasificación original». El Archivo Histórico Diocesano se rige escrupulosamente por estos criterios en su organización y funcionamiento.

  1. El Derecho Canónico es claro con respecto a este tema. En su Canon 491 § 2 expresa lo siguiente: «Cuide también el Obispo diocesano de que haya en la diócesis un archivo histórico, y de que en él se guarden con cuidado y se ordenen de modo sistemático los documentos que tengan valor histórico». Y con respecto a Las Parroquias, los Párrocos y los Vicarios Parroquiales, se afirma en el Canon 535 § 5 «También deben conservarse diligentemente los libros parroquiales más antiguos, según las prescripciones del derecho particular».
  2. La Diócesis de Palencia, adelantándose a las indicaciones emanadas de la Santa Sede en 1997 ya generó Derecho Particular a este respecto. El 30 de marzo de 1972, como se recoge en el Boletín Oficial del Obispado de Palencia, Mons. Anastasio Granados, envío a los párrocos una Circular sobre el Archivo General Diocesano en la que se determinaba el «traslado de los Archivos Parroquiales al Archivo General preparado en el Palacio Episcopal» señalando que se seguirían «conservando en las parroquias los libros correspondientes a los últimos cien años».

En abril de 1972, una nueva circular firmada por el Secretario Canciller, D. Eugenio Frechoso recoge lo siguiente:

«Al objeto de ir ya trasladando los Archivos Parroquiales al Archivo general preparado en el Palacio Episcopal, según lo determinado por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo (B.O. marzo 1972) se hace saber lo siguiente:

Pueden comenzar por traerse ahora los libros de aquellas que no tengan párroco residente.

Los libros en estado de abandono o en peligro de desaparición. Y en último lugar, las restantes parroquias».

  1. En cumplimiento de esta normativa el Archivo Histórico Diocesano de Palencia -sito en el Obispado de Palencia- alberga ya la práctica totalidad de los Archivos Históricos Parroquiales de la Diócesis, asegurándose su conservación y custodia. Asegurándose el acceso a la información depositada a los investigadores que lo soliciten. Y asegurándose todos los requisitos legales y técnicos que tienen los Archivos de este tipo.

Asimismo, el Archivo Histórico Diocesano está comprometido en la informatización y progresiva digitalización de sus fondos, para que sea cada vez menos necesario el manejo de los documentos físicos, evitando de esa forma su deterioro y sustracción.

  1. Con la llegada del actual párroco a la Unidad Pastoral de Paredes de Nava, se comprueba la necesidad del traslado del Archivo Histórico Parroquial de Paredes de Nava al Archivo Diocesano. Los motivos que mueven a tomar esta decisión son dos: “cumplir la normativa diocesana generada por el Obispo D. Anastasio Granados” y “asegurar la pervivencia y conservación del Archivo Parroquial”.

No podemos asegurar qué es lo que ya ha desaparecido, pero dos ejemplos pueden ser bastante indicativos. Por un lado se desconoce el paradero actual del Libro de la Fundación de Carejas. Por otro lado, a principios del curso pasado, el Obispado de Palencia tuvo conocimiento -a través del Cuerpo Nacional de Policía- de que en El Rastro de la capital madrileña se estaban vendiendo Libros de Bautismo de la Iglesia de San Juan de Paredes de Nava. Cuando personal de este Obispado se trasladó a Madrid con la intención de comprarlos, los libros ya habían sido vendidos.

Ante este aviso policial, el actual Cura Párroco -en fecha de 20 de septiembre de 2013- en su primera reunión con el Consejo Pastoral Parroquial, y por mandato del Sr. Obispo, planteó a los allí presentes la necesidad de «trasladar los Libros del Archivo, siguiendo las normas diocesanas a Palencia, al Archivo Diocesano ubicado en el Obispado de Palencia, quedándose en la Parroquia de Paredes de Nava los Libros del Archivo correspondientes a los últimos cien años». La propuesta contó con el parecer favorable de los miembros del Consejo y se dieron comienzo a los trámites para su traslado.

  1. Por expreso deseo del Sr. Obispo y su Equipo de Gobierno se pide se dé máxima difusión a esta Nota, de cara a que el pueblo fiel tenga la mayor información posible y así no caer en la fácil manipulación.

Oficina de Comunicación de la Diócesis de Palencia

11 de septiembre de 2014

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.