Congreso de Laicos Opinión

¿Para qué un Congreso de #laicos2020?

Toda opción estratégica que adoptamos en nuestras organizaciones —e, incluso, en nuestras propias vidas— ha de estar guiada por la realización de una serie de objetivos que nos hemos planteados como meta. Así ha de ser también, ciertamente, en el caso de la Iglesia y, desde luego, lo es igualmente en relación con nuestro Congreso #Laicos2020.

En esta ocasión, sin embargo, no se trata simplemente de perseguir finalidades más o menos realistas, sino que buscamos ir más allá, queremos literalmente realizar un sueño: impulsar la conversión pastoral y misionera del laicado en el Pueblo de Dios, como signo e instrumento del Evangelio de la esperanza y de la alegría, para acompañar a los hombres y mujeres de hoy en sus anhelos y necesidades, en su camino hacia una vida más plena. Este objetivo general se concreta en otros cinco más específicos: tomar conciencia de la vocación laical recibida por el bautismo, promover la caridad política en la Iglesia y en el mundo, transmitir una mirada de esperanza ante los desafíos actuales, ser espacio de comunión y visibilizar la realidad del laicado.

No en vano, pesar de todo, los hombres y mujeres de hoy seguimos necesitando de Dios en nuestros concretos procesos vitales. La Iglesia, como Madre y Maestra, tiene propuestas específicas para las diferentes situaciones, porque no vive al margen de su Pueblo. A nosotros, fieles laicos, nos corresponde ser canalizadores (y catalizadores) entre unos y otra, estamos llamados a ser Pueblo de Dios en salida. Este es nuestro objetivo, nuestra misión, nuestro sueño.

Print Friendly, PDF & Email