El Papa a Myanmar y a Bangladesh: claves, datos, expectativas

El Papa a Myanmar y a Bangladesh: claves, datos, expectativas, por Jesús de las Heras Muela, director de ECCLESIA y de ECCLESIA Digital

De la noche del domingo 26 de noviembre a la noche del sábado 2 de diciembre, el Papa Francisco viaja a Myanmar y a Bangladesh

El joven jesuita Jorge Mario Bergoglio quería ser misionero en Asia. Sin embargo, sus superiores optaron por no destinarlo al continente más poblado de la tierra en razón de la dolencia pulmonar que había contraído años antes. De hecho, la práctica totalidad de su ministerio jesuita, excepto periodos formativos en Alemania, España e Italia, fue en su Argentina natal.

Quizás por ello, quizás sobre todo por la emergencia del continente asiático y el hecho de que sea, y con mucho, el de menor presencia cristiana en todo el mundo, ya Francisco, el actual Papa ha privilegiado en sus viajes apostólicos, siempre viajes a las periferias, destinos en Asia.

Así, ahora está apunto de emprender su vigésimo primera visita pastoral fuera de Italia con destino en Myanmar (la antigua Birmania) y Bangladesh, en el olvidado, deprimido y hasta humillado cono sur este asiático. Este será su cuarto viaje a Asia, tras los realizados a Jordania, Palestina e Israel (25 a 27 de mayo de 2014), a Corea del Sur (13 a 18 de agosto de 2014) y a Sri Lanka y a Filipinas (12 al 19 de enero de 2015). A Francisco le hubiera gustado también viajar ahora a la India, destino que ya llegará. Como llegará, y muy pronto, del 15 al 21 de enero próximos el siguiente viaje de Francisco, que le llevará a Chile y a Perú.

Armonía, paz, amor

Como a continuación se verá, con estas tres palabras se conjuga los lemas de este nuevo viaje de Francisco. Se tratará, además, del segundo viaje de un Papa a Bangladesh, después del realizado por san Juan Pablo II en 1986, y el primero de un pontífice a la antigua Birmania.

Bangladesh es un país de mayoría musulmana, mientras que en Birmania tiene mayoría budista y los cristianos son un porcentaje muy pequeño de la población.

El lema del viaje a Bangladesh es «Armonía y Paz», mientras que el de Birmania es «Amor y Paz».

La cuestión Rohingya

El Papa visitará del 27 al 30 de noviembre la capital birmana, Rangún, y la ciudad de Nay Pyi Taw. Después, se trasladará a la capital de Bangladesh, Dacca, donde permanecerá hasta el 2 de diciembre. El viaje a Myanmar ha sido precedido de gestos y polémicas. En mayo de este año, Francisco recibió en el Vaticano a la líder de facto del Gobierno Myanmar y premio Nobel de la Paz en 1991, Aung San Suu Kyi, en una entrevista que selló el inicio de relaciones diplomáticas bilaterales, evidenciadas el pasado 9 de noviembre con la presentación de cartas credenciales del nuevo embajador birmano, San Lwin.

Francisco viaja en un momento especialmente crítico en la región ya que se teme que el gobierno de Myanmar esté perpetrando una limpieza étnica contra la minoría musulmana rohingya.

Medio millón de personas pertenecientes a esta etnia han huido a Bangladesh como consecuencia de la persecución a la que están siendo sometidos por parte de las autoridades birmanas que los consideran inmigrantes ilegales de Bangladesh en Myanmar. El Papa ha denunciado en varias ocasiones esta brutal represión que la propia ONU ha calificado como una «operación de limpieza».

El éxodo de estos refugiados es particularmente trágico porque se estima que del casi medio millón de personas que han huido, más de la mitad son niños.

Dada la situación, es más que probable que alguno de los discursos o intervenciones del Papa esté centrados en el drama de esta minoría, una de las más perseguidas del mundo. Según parece, al Santo Padre le hubiera gustado visitar alguno de los campos de refugiados rohingyas pero no será posible puesto que no lo habría autorizado el gobierno de Myanmar.

Con todo, la Santa Sede confirmó, el miércoles 22 de noviembre, que el Papa Francisco se encontrará con un grupo de refugiados rohingyá durante su visita a Bangladesh, el próximo 1 de diciembre, pocas horas antes de abandonar el país.

Según informó el portavoz vaticano, Greg Burke, un «pequeño grupo» de esta etnia, perseguida por Myanmar, participará en una reunión interreligiosa por la paz que tendrá lugar en Dacca. Se trata de una cita agregada a última hora, junto al encuentro que Bergoglio mantendrá, días antes, con el jefe del Ejército de Myanmar. Respecto al encuentro con el jefe del ejército, Min Aung Hlaing, la Santa Sede explicó que fue una sugerencia del cardenal de Rangún, Charles Maung Bo, el mismo que, hace unas semanas, había pedido a Francisco que se abstenga de nombrar a los rohingyá en el país, para evitar tensones con los sectores más radicales del budismo o del Ejercito.

Y en las vísperas de este viaje papal, el jueves 23 de noviembre de 2017, los gobiernos de Myanmar y Bangladesh firmaron un memorando de intenciones que abre el camino para la repatriación de los 622.000 refugiados de la minoría musulmana rohinyá que han escapado de la violencia en el territorio birmano.

Itinerario en Myanmar

El viaje del Santo Padre comienza el 26 de noviembre. Partirá de Roma poco antes de las diez de la noche con destino a Rangún, la ciudad más importante de Myanmar. Llegará el lunes 27 a las 13:30 horas.

La agenda propiamente dicha del Santo Padre comenzará el martes 28 de noviembre. A las dos de la tarde viajará de Rangún a Naipyidó. En el palacio presidencial, asistirá a la ceremonia de bienvenida y se reunirá con el presidente y las principales autoridades del país. A las cinco y cuarto de la tarde mantendrá un encuentro con miembros de la sociedad civil y el cuerpo diplomático en un centro de convenciones.

Tras estas citas más oficiales, volverá a Rangún para descansar en el arzobispado. El miércoles 29 de noviembre celebrará la misa a las nueve y media de la mañana en el Kyaikkasan Ground, que es un complejo deportivo. Después se reunirá con el Consejo Supremo «Shanga» de los monjes budistas en el Kaba Aye Centre donde el Papa pronunciará un discurso. A las cinco y cuarto se reunirá con los obispos de Myanmar en la catedral de Santa María a los que el Santo Padre dirigirá unas palabras.

El jueves 30 de noviembre presidirá una eucaristía especial con los jóvenes en la catedral de Santa María.

Itinerario en Bangladesh

A continuación, partirá hacia Bangladesh, donde llegará a las tres de la tarde del jueves 30. Tras la ceremonia de bienvenida visitará el memorial de los mártires nacionales en Savar, a 35 kilómetros de Daca, donde se recuerda a quienes dieron su vida durante la guerra de independencia de Bangladesh en 1971.

A las cuatro y cuarto de la tarde participará en el homenaje al padre de la nación en el Bangabandhu Memorial Museum y firmará el libro de honor. A las cinco y media tendrá la visita de cortesía al presidente en el palacio presidencial y después se reunirá con las autoridades civiles y el cuerpo diplomático.

El viernes 1 de diciembre la agenda del Santo Padre comenzará a las diez de la mañana con una eucaristía en la que ordenará a varios sacerdotes. A las tres y veinte de la tarde, departirá con el primer ministro del país en la nunciatura apostólica.

Después visitará la catedral y se verá con los obispos del país a los que dirigirá unas palabras. A las cinco de la tarde, participará en un encuentro interreligioso y ecuménico por la paz en el jardín del arzobispado en el que pronunciará un discurso.

El sábado 2 de diciembre visitará a las diez, de forma privada, la casa de madre Teresa de Calcuta, en el distrito de Tejgaon. Después se reunirá con el clero local en la iglesia del Santo Rosario. El Papa les dirigirá unas palabras.

Una hora después visitará el cementerio parroquial y la antigua iglesia del Santo Rosario. A las tres y veinte de la tarde presidirá un encuentro con jóvenes en el Notre Dame College de Daca. Allí pronunciará otro discurso. Tras este encuentro, se dirigirá al aeropuerto de donde partirá hacia Roma sobre las cinco de la tarde.

Minorías, diálogo, misión

Tal y como ha apuntado el misionero italiano y director de la revista «Asia News», Bernardo Cervellera, buena parte de los once discursos de Francisco en Bangladesh y Myanmar tendrán como eje «las minorías y el nacionalismo».

«La visita del Papa ayudará a enfatizar que la coexistencia entre minorías ayuda al futuro de un país, no al conflicto», aseguró Cervellera al explicar el programa de la primera visita pontificia del año a Asia, donde Jorge Bergoglio se meterá de lleno en la problemática entre los dos Estados por los centenares de miles de desplazados rohingya que cruzaron de Myanmar a Bangladesh en los últimos meses denunciando persecución y limpieza étnica.

El diálogo interreligioso será la otra columna vertebral de la visita apostólica. Sin olvidar la cercanía y el apoyo a las muy minoritarias poblaciones católicas (en Myanmar, solo el 4% son cristianos; y en Bangladesh, un exiguo 0,3 %) y al numeroso mundo de pobres en ambos países.

Datos estadísticos

Myanmar tiene una extensión y población algo superior a España: 676.578 kilómetros cuadrados y cerca de 52 millones de habitantes. Eso sí, si la renta per cápita de España es de 33.711,409 dólares (PIB PPA), la renta per cápita, también del mismo criterio de medición, de Myanmar es de tan solo 5.953 dólares. Lo mismo podríamos decir en relación con su población católica, que en la antigua Birmania es del 1,27 % (659.000 fieles bautizados).

Las circunscripciones eclesiásticas birmanas son 16, 384 las parroquias y hay también otros 43 centros pastorales. Los agentes pastorales en el país asiático ofrecen estos registros: 22 obispos, 777 sacerdotes diocesanos, 111 sacerdotes religiosos, 128 religiosos no sacerdotes, dos diáconos permanentes, 1.961 religiosas profesas, 601 misioneros laicos y 3.056 catequistas. El número de seminaristas menores asciende a 698 y el de seminaristas mayores a 394.

La Iglesia sirve 369 escuelas maternales y primarias, cuatro escuelas inferiores y secundarias y dos centros educativos superiores y universitarios, que atienden a 13.727.386 y 128 alumnos, respectivamente.

En Myanmar hay también 6 hospitales católicos, 65 ambulatorios, tres leproserías, 13 casas de ancianos, 390 orfanatos, dos consultorios familiares, 70 centros de reeducación y 19 instituciones varias sociocaritativas.

Por su parte, Bangladesh, es un país muy pequeño (143.998 kilómetros cuadrados, pero superpoblado, 158.998.000 habitantes, aproximadamente), hasta el punto que es el octavo país del mundo con mayor población, mientras que por superficie es el número 94. Y es todavía más pobre que Myanmar (4.207 dólares de renta per cápita).

La población católica es muy exigua: 375.000 bautizados, tan solo el 0,24 %. La Iglesia católica en Birmania es atendida por 12 obispos, 189 sacerdotes diocesanos, 183 sacerdotes religiosos, 111 religiosos no sacerdotes, 1.269 religiosas profesas, 1.210 misioneros laicos y 1.427 catequistas. Los seminaristas son 671 menores y 122 mayores.

Las escuelas maternales y primarias católicas en Bangladesh son 647, a las que hay que sumar 84 escuelas medias y secundarias y 14 superiores y universitarias, con la siguiente población escolar atendida: 74.224 alumnos, 49.720 y 12.014.

Asimismo hay 10 hospitales, 74 ambulatorios, 9 leproserías, 14 casas de ancianos, 89 orfanatos, 25 consultorios familiares, 8 centros de educación especial y otras 124 instituciones sociocaritativas.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.