Santa Sede Última hora

Papa Francisco: «Todos somos responsables» de la explotación infantil

Al final de la catequesis, este miércoles 10 de junio, en la audiencia general todavía desde la biblioteca del palacio apostólico, el Papa Francisco ha hecho alusión al Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se celebra mañana 12 de junio.

Millones de niños de todo el mundo se ven obligados a realizar trabajos inadecuados para su edad, a fin de ayudar a sus familias en condiciones de extrema pobreza. «Todos somos responsables de esto», ha denunciado el Papa Francisco, haciendo un llamamiento a las instituciones para que hagan «todo lo posible» por proteger a los menores.

«En la actual situación de emergencia sanitaria, en varios países muchos niños y chicos se ven obligados a realizar trabajos inadecuados para su edad, a fin de ayudar a sus familias en condiciones de extrema pobreza». En muchos casos, ha explicado Francisco, se trata de «formas de esclavitud y reclusión que provocan sufrimiento físico y psicológico». El Papa ha denunciado esta situación y ha instado llenar «las lagunas económicas y sociales que están en la base de la dinámica distorsionada dinámica en la que, lamentablemente, ellos se ven envueltos. Los niños son el futuro de la familia humana: ¡depende de todos nosotros favorecer su crecimiento, salud y serenidad!».

La perseverancia en la oración

«Todos tenemos una cita con Dios». Así lo ha expresado el Pontífice dentro de su ciclo de catequesis sobre la oración. El Papa ha centrado su alocución en el libro del Génesis, que a través de las vivencias de hombres y mujeres de épocas lejanas, nos cuenta historias en las que podemos reflejar nuestra vida. En esta ocasión, reflexionó sobre la figura de Jacob, un hombre que había hecho de la sagacidad su mejor cualidad.

Dios, ha explicado el santo Padre, «le hizo comprender que era limitado, que era un pecador que necesitaba misericordia y lo salvó».  Y ha añadido: «En las noches de nuestras vidas, todos tenemos una cita con Dios. Él no nos deja solos: cuando tomamos conciencia de ser sólo pobres hombres que combaten contra lo desconocido, Dios nos sorprende y nos da un nombre nuevo, dándonos una bendición reservada a quien se ha dejado cambiar por Él».

De esta forma, el papa ha advertido que, en la noche de nuestra vida, cuando «combatiendo contra lo desconocido», tomaremos conciencia de ser solo «pobres hombres»,  «no deberemos temer», pues en ese momento «Dios nos dará un nombre nuevo, que contiene el sentido de toda nuestra vida. Él sabe cómo hacerlo, porque nos conoce a cada uno de nosotros».

Print Friendly, PDF & Email