Noticias Santa Sede Última hora

El Papa Francisco en la solemnidad de la Ascensión: «Jesús está siempre entre nosotros, de ahí deriva nuestra perseverancia y alegría»

El Papa Francisco continúa dirigiendo la oración del Regina Caeli desde la Biblioteca del Palacio Apostólico por la pandemia del coronavirus. No obstante, por primera vez desde que se cerró la Plaza al público, había un grupo de fieles en la Plaza de San Pedro que han podido ver al Papa que ha saludado desde la ventana.
En la solemnidad de la Ascensión del Señor, Francisco ha invitado a «anunciar, bautizar y enseñar a caminar por el camino trazado por el Maestro», es decir, «el Evangelio». En esta fiesta,  Jesús, «aunque habiendo ascendido al Cielo para morar gloriosamente a la derecha del Padre, está aún y siempre entre nosotros: de ahí derivan nuestra fuerza, nuestra perseverancia y nuestra alegría».
El Santo Padre ha recordado esa invitación de Cristo a sus discípulos en la que los inviste con la misión entre todos los pueblos: «Vayan, pues, y hagan discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado».
Para Francisco, el contenido de la misión confiada a los Apóstoles «implica en primer lugar el deber del testimonio, del que también nosotros, discípulos de hoy, estamos llamados a dar razones de nuestra fe». Por eso, «ante una tarea tan exigente, y pensando en nuestras debilidades, nos sentimos inadecuados, como seguramente se sintieron también los mismos Apóstoles«, ha dicho el Pontífice, «pero no debemos desanimarnos» porque hay que recordar las palabras que Jesús dirigió antes de ascender al Cielo: «Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo».

Entre los saludos en distintas lenguas, Francisco ha recordado que el 24 de mayo se celebra la fiesta de María Auxiliadora, además patrona de China. A la Virgen le ha confiado a los fieles del país asiático «para que sean fuertes en la fe y firmes en la unión fraternal, testigos alegres y promotores de la caridad y la esperanza. Quiero asegurarles que la Iglesia universal, de la que son parte integrante, comparte sus esperanzas y les apoya en sus pruebas».
A la Virgen Auxiliadora ha encomendado también «a todas las personas de buena voluntad que, en estos tiempos difíciles, en todas las partes del mundo trabajan con pasión y compromiso por la paz, por el diálogo entre las naciones, por el servicio a los pobres, por el cuidado de la creación y por la victoria de la humanidad sobre toda enfermedad del cuerpo, del corazón y del alma, recordando con gratitud la formación espiritual que han recibido de los hijos de don Bosco».
Por último, no ha querido olvidarse que hoy se celebra la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, y el Papa ha invitado a los profesionales de los medios de comunicación a «contar y compartir historias constructivas que nos ayuden a comprender que todos somos parte de una historia más grande que nosotros mismos y que podemos mirar hacia el futuro con esperanza si realmente nos preocupamos por los demás como hermanos».

Print Friendly, PDF & Email