Especiales Ecclesia Viaje Papa Francisco México

Papa Francisco, “Huésped Distinguido” de la Ciudad de México

Papa Francisco, “Huésped Distinguido” de la Ciudad de México

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México le hizo esta distinción al Papa Francisco y le entregó las Llaves de la Ciudad, en un acto que duró unos cuantos minutos.

Entre vivas,  aplausos y la emoción desbordada de miles de fieles reunidos en la plancha del zócalo capitalino, el Papa Francisco fue nombrado “Huésped Distinguido”, y recibió las Llaves de la Ciudad de México, así como una medalla que le entregó el Jefe de Gobierno, Dr. Miguel Ángel Mancera.

Este breve acto tuvo lugar luego de que el Santo Padre fuera recibido en Palacio Nacional por el Presidente de México y antes de ingresar a la Catedral de México donde se reunió con los Obispos de México. El encuentro entre el Vicario de Cristo y el Dr. Mancera se realizó sobre una plataforma de madera instalada a la entrada de la Catedral.

Previamente, el Santo Padre recorrió el Zócalo abordo del papamóvil, saliendo desde el Palacio Nacional, luego del acto oficial de recibimiento que le ofreció el Lic. Enrique Peña Nieto.

Como acostumbra el Santo Padre en la Plaza de San Pedro, en Roma, así como en sus viajes apostólicos, detuvo en varias ocasiones el papamóvil para saludar a los feligreses, especialmente a los niños.

Fue al finalizar su recorrido cuando el Obispo de Roma fue recibido por Mancera Espinosa, quien le entregó el pergamino mediante el cual se le nombra “Huésped Distinguido”, las Llaves de la Ciudad y una Medalla, que el Pontífice recibió muy sonriente, y en un gesto recíproco entregó al Jefe del Gobierno capitalino una medalla de su pontificado.

El pergamino consiste en una hoja de papel artesanal de 34 centímetros de altura, por 21.5 centímetros de ancho, y pesa 25 gramos.

Por su parte, la medalla, acuñada en plata fina, mide 65 milímetros de diámetro y 60 de ancho, y pesa 185 gramos. En el anverso tiene el escudo de la Ciudad de México.

Las Llaves son dos piezas también elaboradas en plata fina y miden 93 milímetros de largo, 32 de alto y 60 de ancho, con un peso de 280 gramos. Una de ellas tiene grabado el escudo de la Ciudad de México y la otra el nombre del Papa Francisco.

La ceremonia, que duró pocos minutos, fue seguida en las cuatro pantallas instaladas en el Zócalo capitalino.

El eje de gobierno Miguel Ángel Mancera se mostró muy complacido por este homenaje como símbolo de hospitalidad de los capitalinos al Santo Padre, y publicó en su cuenta de  Twitter “El #Zócalo CDMX es testigo de la historia. Ningún Papa había estado aquí, es un honor que sea @pontifex_es #mm”

Fuente: Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email