Revista Ecclesia » Papa Francisco en el Regina Caeli: la indeleble huella de San Juan XXIII y San Juan Pablo II al desarrollo y la paz
plaza-san-pedro
Especiales Ecclesia

Papa Francisco en el Regina Caeli: la indeleble huella de San Juan XXIII y San Juan Pablo II al desarrollo y la paz

Papa Francisco en el Regina Caeli: la indeleble huella de San Juan XXIII y San Juan Pablo II al desarrollo y la paz (Palabras del Papa Francisco al finalizar la misa de canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, domingo 27 de abril de 2014, segundo domingo de Pascua, Plaza de San Pedro de Roma):

Queridos hermanos y hermanas, antes de concluir esta fiesta de la fe, ¡deseo saludar y darles las gracias a todos ustedes.

Agradezco a los hermanos cardenales y a los numerosísimos obispos y sacerdotes de todas partes del mundo. Mi reconocimiento va a las delegaciones oficiales de tantos países, venidas para rendir homenaje a dos Pontífices que han contribuido de manera indeleble a la causa del desarrollo de los pueblos y de la paz. Un agradecimiento especial va a las autoridades italianas por su preciosa colaboración.

¡Con gran afecto saludo a los peregrinos de la diócesis de Bérgamo y de Cracovia! Amadísimos, honren la memoria de dos santos Papas siguiendo fielmente sus enseñanzas.

Agradezco a todos los que, con gran generosidad han preparado estas jornadas memorables: a la diócesis de Roma, con el cardenal Vallini; al ayuntamiento de Roma, con el alcalde Ignazio Marino; a las fuerzas del orden y a las diversas organizaciones; a las asociaciones y a los numerosos voluntarios. ¡Gracias a todos!

Mi saludo va a todos los peregrinos – aquí en la Plaza de San Pedro, en las acalles adyacentes y en otros lugares de Roma –; así como también a cuantos están unidos a nosotros mediante la radio y la televisión; y gracias a los dirigentes y a los agentes de los media, que han dado a tantas personas la posibilidad de participar.

A los enfermos y a los ancianos, hacia los cuales los nuevos santos estaban cerca de modo especial, llegue mi saludo especial.

Y ahora nos dirigimos en oración a la Virgen María, que San Juan XXIII y San Juan Pablo II han amado como verdaderos hijos suyos.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas