Internacional Papa Francisco

Papa a la FEBA: “Desperdiciar la comida es descartar a la gente”

Papa a la FEBA: “Desperdiciar la comida es descartar a la gente”

El Papa Francisco ha dirigido un discurso a los miembros de la FEBA. Expresó su complacencia por la reunión que tienen en Roma y les agradeció su trabajo: “Me gustaría darles las gracias por lo que están haciendo: proporcionar alimentos para los hambrientos. No es asistencialismo, quiere ser el primer gesto concreto de acompañamiento hacia un camino de redención”

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano, Vatican News, 18 de mayo de 2019
Federación Europea de Bancos de Alimentos (Vatican Media)

La Federación Europea de Bancos de Alimentos (FEBA) está formada por 224 Bancos de alimentos repartidos en 18 países. Cuenta con más de 6.406 voluntarios en toda Europa. Facilita alrededor de 274.000 toneladas de alimentos con valor de 521 millones de Euros, los que son distribuidos por 25.000 Instituciones Benéficas a más de 4.300.000 personas.

Cultura del despilfarro

También subrayó que el trabajo que realizan lo hacen desde el silencio comprometido con quienes no tienen algo que comer. El Papa insistió en que esta acción es una “lucha contra el despilfarro de alimentos”. Y añadió: “El despilfarro manifiesta desinterés por las cosas e indiferencia hacia los que carecen de ellas” … “Desperdiciar la comida es descartar a la gente”, insistió.

“Que el bien se haga bien”

El Papa Francisco fija su mirada sobre este punto: hacer las cosas bien, por ello afirma: “En el complejo mundo de hoy es importante que el bien se haga bien: no puede ser el resultado de la improvisación pura, necesita inteligencia, planificación y continuidad. Necesita una visión de conjunto y personas que estén juntas: es difícil hacer el bien sin amarse mutuamente. En este sentido, sus recientes realidades nos llevan a las raíces de la solidaridad en Europa, porque buscan la unidad en el bien concreto: es bueno ver lenguas, creencias, tradiciones y orientaciones diferentes, no para compartir sus propios intereses, sino para velar por la dignidad de los demás”.

“El futuro no se construye buscando ventajas para uno mismo; el progreso de todos crece acompañando a los que están atrasados”, afirmó de manera categórica el Papa.

Un modelo económico que no aplaste a la gente

Para Francisco la interconexión y frenética prisa del mundo económico de hoy, carece de humanidad. Por eso afirma, “Me importa una economía que se parece más al hombre, que tiene alma y no es una máquina incontrolable que aplasta a la gente. Son demasiados los que hoy están privados de trabajo, dignidad y esperanza; muchos otros, por el contrario, están oprimidos por ritmos de producción inhumanos, que anulan las relaciones y afectan negativamente a la vida familiar y personal. La economía, nacida para ser «cuidado del hogar», se ha despersonalizado; en lugar de servir al hombre, lo esclaviza, lo esclaviza a mecanismos financieros cada vez más distantes de la vida real y cada vez menos gobernables”.

Una economía circular

El Papa finalizó su discurso haciendo un llamado a cambiar, a mejorar el mundo: “Es necesario apoyar a los que quieren cambiar para mejor, fomentar modelos de crecimiento basados en la equidad social, en la dignidad de las personas, en la familia, en el futuro de los jóvenes, en el respeto del medio ambiente. Una economía circular ya no puede posponerse. El despilfarro no puede ser la última palabra que dejen unos pocos ricos, mientras que la mayor parte de la humanidad permanece en silencio”.

El Papa agradeció el trabajo de la FEBA y les dijo: “Les animo a seguir adelante, implicando a todos los que encuentren, especialmente a los jóvenes, para que se unan a ustedes en la promoción del bien del mundo.

 

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.