Nicolás Castellanos con bolsas de comida para ayudar frente al COVID
Coronavirus Iglesia en España Última hora

Palencia se solidariza con sus misioneros ante el COVID

La diócesis de Palencia ha enviado ayuda por valor de 52.000 euros a sus misioneros en Latinoamérica. Lo ha podido hacer a través del «Fondo de solidaridad al desarrollo», que se nutre del 1% del presupuesto diocesano anual. Cada misionero ha presentado proyectos, apoyados por varias entidades, y destinados a paliar las situaciones de vulnerabilidad generadas por el COVID-19.

Así, parte del dinero ha ido hasta Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, donde el obispo emérito de Palencia, Nicolás Castellanos, reparte junto con su equipo alimentos de  primera necesidad. Ya hay 300 familias beneficiadas, con una media de 5 a 7 miembros cada una.

También el comedor de Santa Rosa del Sara, en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) hace el servicio con ayudas de varias entidades locales e internacionales. El sacerdote diocesano Bolo Negueruela nos informa que de media en estas cinco últimas semanas se ofrecen 831 almuerzos diarios; los pequeños disfrutan entre 70 y 90 litros de leche cada día. Las últimas tres semanas, 850 panes se dieron diarios en las comunidades de El Recreo, Galilea, Las Piedritas y Nazaret.

Un ejemplo es lo que se está realizando en Paita (Perú). Allí, el sacerdote diocesano Domingo García nos cuenta que los lunes reparten alimentos para toda la semana. Además de los comedores sociales, se apoya a 40 «ollas comunes» donde varias familias unen lo poco que tienen y cocinan juntas. Todo ello con el protocolo necesario para la prevención del virus.

El Fondo de Solidaridad al desarrollo

El pasado 17 de julio de 2019, Mons. Manuel Herrero Fernández, OSA, Obispo de Palencia, constituía mediante un Decreto el “Fondo de solidaridad al desarrollo”. La finalidad de este Fondo es apoyar proyectos de desarrollo a tres niveles:

  1. La Iglesia universal, a través de la aportación al Óbolo de San Pedro que lo gestiona el Papa para obras de caridad y la aportación que se hace a la Iglesia Necesitada, que también gestiona el Vaticano.
  2. La Iglesia Española, a través del Fondo para la Nueva Evangelización.
  3. La Iglesia Diocesana, a través de la aportación a distintos proyectos:

– Proyectos al desarrollo que promueve la ONG eclesial “Manos Unidas”.

– Campañas de ayuda a situaciones de emergencia internacional que promueve Cáritas.

– Proyectos de desarrollo social o evangelizadores que promueven los misioneros diocesanos.

Este Fondo es heredero del existente en la Diócesis desde los años 80 del pasado siglo, surgido a partir de la recomendación que hizo la ONU de que los países desarrollados aportaran el O,7% del PIB para el desarrollo de los países con menos recursos. Considerando el sentir social a raíz de la movilización creada en su momento, la Iglesia palentina se planteó cooperar también con este porcentaje de sus ingresos habituales.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME