Carta del Obispo

Padre, maestro y evangelizador de los jóvenes, por Casimiro López, obispo de Segorbe-Castellón

Queridos diocesanos

            La reliquia de San Juan Bosco estará entre nosotros del 24 al 26 de este mes de octubre, como anuncio preparatorio del bicentenario de su nacimiento el año 2015. Se trata de una parte del brazo derecho dentro de una réplica exacta de la estatua yacente del Fundador de la familia salesiana que se encuentra en la Basílica de María Auxiliadora de Turín (Italia). La reliquia llegará a la Plaza Mayor de Burriana el próximo día 24 por la tarde, desde donde será trasladada en procesión a la iglesia parroquial de María Auxiliadora. Allí celebraremos junto con toda la familia salesiana una solemne Eucaristía de acción de gracias a Dios por este Santo padre, maestro y evangelizador de los jóvenes.

            La reliquia de Don Bosco nos habla de un cristiano y de un sacerdote profundamente enamorado de Dios y del hombre desde niño. Don Bosco fue un joven alegre y emprendedor, dotado de una inteligencia despierta y de un gran sentido común. Todo lo puso al servicio de la educación y de la evangelización de la juventud; primero con su oratorio trashumante y, más tarde, con una casa y capilla. Su vocación fue hacer buenos cristianos y mejores ciudadanos, llevando a niños y jóvenes al encuentro con Dios en Jesucristo desde la base de una educación integral de su persona. Todo joven era para él un tesoro a amar, estudiar y descubrir para extraer de cada uno todas sus potencialidades y riquezas, para afianzarlas con hábitos fuertes. Su pedagogía consistió en conducir con mucho amor a quienes encontraba para que fijaran sus ojos en Jesús, se encontrasen con Él y se dejasen conformar por Él, para que vivieran el Evangelio y así fueran santos. Nunca olvidaba acercarlos a María Auxiliadora, nuestra Madre del Cielo.

            Después de casi ya doscientos años, el camino de Don Bosco, continúa vivo en toda la Iglesia y también entre nosotros gracias a los Salesianos de Burriana. El legado, el método y el ardor apostólico de Don Bosco son de enorme actualidad en este tiempo en que la Iglesia nos llama a la tarea urgente de la nueva evangelización, también y especialmente de los jóvenes. Muchos son los que, aun estando bautizados, se han alejado de la Iglesia, y viven sin tener en cuenta la praxis cristiana. Como hiciera Don Bosco hemos de favorecer en ellos un nuevo encuentro con el Señor, el único que llena de sentido profundo y de paz nuestra existencia, y hemos de ayudarles al redescubrimiento de la fe cristiana, fuente de gracia, de alegría y esperanza, y al seguimiento de Cristo en comunión con la Iglesia.

            Acudamos a Burriana a orar ante la reliquia de este padre, maestro y evangelizador de jóvenes cristianos y de la gran familia salesiana. Que él nos ayude y enseñe a ser signos del amor de Dios y testigos del Evangelio de Jesucristo hoy, especialmente entre los niños y jóvenes. Ante la situación de crisis y preocupación por el presente y futuro que nos toca vivir, recobremos nuevos ánimos cada día en las mismas fuentes que él lo hizo: La Palabra de Dios, la Eucaristía y la devoción a María Santísima. Oremos también por las vocaciones salesianas para que continúen sembrando en el corazón de los jóvenes el Evangelio de Jesucristo y su profundo amor a la Santísima Virgen María.

            Con mi afecto y bendición,

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas