Revista Ecclesia » Ley de Educación: Otra vez será, por Antonio Roura
Iglesia en España Última hora

Ley de Educación: Otra vez será, por Antonio Roura

Una pena.

Ya habrá tiempo de profundizar —la experiencia de los próximos años será la que dicte sentencia— en cuanto hay de valioso o fallido en la solución LOMLOE para los retos educativos a los que debe hacer frente la sociedad española.

Ya habrá tiempo de reprochar a los políticos que hayan dejado que la ley de educación se construyese más condicionada por las exigencias particulares, casi coacciones, que no tienen que ver con la educación -presupuestos, elecciones catalanas, ley de eutanasia…- de los partidos que soportan al gobierno que por la búsqueda del máximo acuerdo posible.

Parece una broma presumir de que una ley es progresista en lo educativo porque, por ejemplo, ha conseguido que la calificación de la enseñanza de las religiones no compute en el expediente o porque no ha querido buscar una solución en la ley para las reclamaciones de los filósofos que reclaman más ética y pensamiento, o porque ha desconsiderado a la escuela concertada que reclamaba un espacio para sentirse integrada y reconocida en la Ley como una parte legítima y necesaria de la educación como servicio público a la sociedad o porque no ha escuchado las aportaciones, propositivas, novedosas y generosas de la Conferencia Episcopal para construir un marco escolar que, desde la conciencia de una ciudadanía global, habilite en el sistema educativo español un nuevo modelo de Enseñanza Religiosa Escolar.

Ya habrá tiempo de hacer ver a los políticos que, una vez más, la sociedad es más generosa y tiene más voluntad de acuerdo que sus representantes a los que, sobre todo, les entusiasma exhibir y hacernos sentir que tienen el poder.

Sigue leyendo en Religión y Escuela



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa