Un momento de la oración
Iglesia en España Última hora

Osoro: «Necesitamos asumir el deber moral de cuidar la Creación»

Los textos del Génesis, primer libro de la Biblia, han resonado especialmente en la oración ecuménica que ha tenido lugar esta mañana en Madrid para celebrar el Tiempo de la Creación. Porque, cuando Dios vio todo lo que había hecho, «vio que era muy bueno». Precisamente, el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, ha leído ese versículo concreto. Pero cuando Dios descansa, llega el turno del ser humano de obedecer el mandamiento genesíaco: «Dominad la Tierra». Un mandato que no debe entenderse en clave de autoritarismo ni de desprecio, sino de relación y dependencia. «Necesitamos asumir el deber moral de cuidar la Creación», ha recordado el arzobispo de Madrid.

Ese deber tiene, además, una característica que nos recuerda el Papa este año: alegría, jubileo. «Alegrarnos de cultivar y cuidar este maravilloso Edén», ha expresado Osoro. Ha recordado que Madrid es una de las «diócesis más grandes», y que en un contexto así el cuidado de la Creación se hace aún más necesario si cabe. Que en un sitio tan densamente poblado se pueda «escuchar el latido del corazón, de todo lo creado, si queremos hacer verdad los sustantivos esenciales: hijos y hermanos». Hijos, de Dios; hermnos, entre nosotros, porque somos una humanidad en una misma casa. Incluso somos hermanos de «quienes no disfrutan lo mejor de nuestra tierra común», ha apuntado Osoro.

El arzobispo de Madrid ha recordado que el significado del cuidado en ese séptimo día está íntimamente ligado con hacer de la naturaleza «de la que fuimos extraídos un lugar de oración y meditación, para despertar el sentido estético y contemplativo que Dios puso en nosotros».

«El poder que palpita en el universo»

En la oración también ha intervenido el metropolita de España y Portugal del Patriarcado de Constantinopla, monseñor Policarpo. Se ha remontado, como el Génesis, al principio. «Desde los albores de la historia, los hombres han venerado el poder que palpita en el universo. Se manifiesta en el calor y la luz que despide el Sol, en la solidez de una piedra, en el constante desarrollo de un árbol, en la belleza y fuerza de un animal, en la delicia de unas manos», ha comenzado sus palabras en esta oración ecuménica.

Policarpo ha recordado que «la naturaleza contiene la belleza y sabiduría divinas, siendo canal de comunicación con Dios». Es entonces cuando el ser humano tiene la libertad de «adorar a Dios o a sí mismo», libertad que el resto de la naturaleza no tiene. «Pero porta la gracia de Dios, nos pone en contacto con Él y se hace santa y sagrada».

El metropolita ortodoxo ha recordado los versos del Salmo 94, en el que Dios reivindica la propiedad de las aves, las bestias del campo, las montañas… y todo es un «préstamo por voluntad de Dios». La naturaleza, como seres humanos, no la recibimos más que para ser «responsables en la vocación de creador creado».

Una oración ‘online’

Como muchos otros actos, la pandemia ha afectado a su desarrollo y, en vez de celebrarse presencialmente, esta oración ecuménica ha tenido que seguirse en directo en el canal de Youtube de la Comisión Diocesana de Ecología Integral de Madrid. Ha inaugurado la oración el vicario episcopal de Desarrollo Humano Integral e Innovación, José Luis Segovia, quien ha recordado que «en este tiempo de duelo y lucha, las iglesias cristianas han redescubierto que todos somos responsables tanto de la propia salud como de la del otro». También ha señalado que «nuestra supervivencia no depende solo de nuestra capacidad productiva, sino de la relación con el entorno natural».

Esta es una de las muchas actividades que la Iglesia española ha programado para unirse al Tiempo de la Creación, que empezó el 1 de septiembre y terminará el 4 de octubre. El resto de eventos, tanto a nivel nacional como internacional, se pueden consultar en la web https://seasonofcreation.org/es/events-es/.

Print Friendly, PDF & Email