Iglesia en España Última hora

Osoro: «Hay que llevar el cuidado y la ecología humana hasta las últimas consecuencias»

«Hay que llevar el cuidado y la ecología humana, , a pesar de los cambios en la sociedad, hasta las últimas consecuencias». Así se ha manifestado el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, durante la clausura de la «Semana Laudato Si’» que no era un fin, sino un inicio: el del «Año Laudato Si’». La comisión de Ecología Integral de la archidiócesis de Madrid ha organizado para clausurar esta semana una mesa redonda virtual con el título «La Iglesia española y Laudato Si’».

El cardenal Osoro ha señalado que se le «abrió el cielo» cuando vio la posibilidad de crear la Comisión Episcopal de Ecología Integral. Y ha destacado que, con la encíclica sobre el cuidado de la Casa Común, «hay que descubrir un nuevo paradigma de convivencia». Un paradigma que ponga a la persona en el centro. Ha hecho referencia a la situación actual de pandemia, una «época de crisis de ecología humana, que es encesario reafirmarla y reconocerla en las dimensiones que tiene».

En la mesa redonda han participado como panelistas Fernando Fuentes, subdirector del Secretariado de la Comisión Episcopal de Pastoral Socia de la CEE; José Luis Segovia, vicario episcopal de Desarrollo Integral de Madrid; Sandra Várez, periodista de la Fundación Pablo VI; Gabriel López, responsable del Movimiento Católico Mundial por el Clima en España (MCMC); Marco Gordillo, representando a Enlázate por la Justicia; y Eduardo Martín, presidente de la Juventud Estudiante Católica (JEC).

Un puente con el mundo

En la mesa redonda virtual, los diferentes ponentes fueron dando sus visiones sobre la encíclica y sus repercusiones en estos cinco años. En primer lugar, hacia fuera de la Iglesia, que ha supuesto un puente, precisamente en una realida donde, a veces, «hay muchos matojos y es difícil verlos». Así  se ha manifestado Eduardo Martín, de la JEC. Martín ha señalado que es necesario ponerse en marcha, «sin catastrofismos, pero el tiempo juega en nuestra contra». Ha resaltado que  su generación «será la última en vivir como han vivido las anteriores, o sus nietos no podrán vivir».

En el mismo sentido de mirar hacia fuera, Marco Gordillo ha destacato que la encíclica se aprobó unos meses antes de la COP21 de París, y que cuando Francisco estuvo en Nueva York, en la asamblea de Naciones Unidas, «fue escuchado». También ha asegurado Gordillo que Laudato Si’ «fue inspiradora de la Agenda 2030», que marca un buen número de objetivos de desarrollo para la humanidad en esta década.

Un paraguas institucional para los católicos interesados en ecología

Fernando Fuentes, responsable de Ecología Integral en la CEE, destacó que Laudato Si’ ha proporcionado un paraguas institucional para poder poner en marcha la ecología como labor de la iglesia. «Nos ha permitido pensar a nivel de diócesis, de pastoral, en estos temas que antes parecían un poco lejanos», explicó fuentes.

Gabriel López, coordinador en España del MCMC, ha señalado que «la Iglesia va lenta, algo que es normal, y los laicos tienen que sensiblizar a los curas respecto a Laudato Si’», haciendo un llamamiento a la responsabilidad de todos los cristianos.

Pero esta recepción implica un proceso, como ha señalado José Luis Segovia. «Algunos se preguntaban. «¿Qué hace el Papa hablando de esto?». Primero hubo un momento de desconcierto, luego otro de cierta prevencizón, y ahora, en un tercer momento, se ha empezado a difundir y a comprender el verdadero calado de Laudato Si’», ha  destacado Segovia.

Desde la Fundación Pablo VI, Sandra Várez ha destacado «las grandes herramientas de comunicación del Papa Francisco», también en la ecología integral. Ha destacado queno es el primer pontífice  que ha hablado de este tema, pero sí el que mejor lo ha contado. «Parecía que los católicos nos veíamos como dueños del planeta, y no: somos custodios de la Creación», es la idea que ha resaltado de Laudato Si’.

 

 

Print Friendly, PDF & Email