Nacional Última hora

Osoro, a los 16 nuevos diáconos de Madrid: «Gastaos para los demás»

«En nuestra cultura existe la tentación de vivir como solterones, para uno mismo. No es eso lo vuestro. Hoy asumís una manera de vivir que es para los demás. Gastaos para los demás». Esta es la petición que el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, ha hecho a los 16 nuevos diáconos que ha ordenado esta tarde, 27 de junio, en la catedral de Nuestra Señora la Real de la Almudena de Madrid. En un templo con el aforo reducido a causa de la pandemia de COVID, y con los fieles y la mayoría de sacerdotes portando mascarillas, Osoro ha indicado a los ordenandos que desde ese momento el Señor los configuraba, por la imposición de manos, como servidores de todos los hombres. «Soy de los demás, no soy para mí mismo. Esto nos lo enseña Jesucristo», ha insistido. «Vosotros, como diáconos, dejaos de adjetivos. Los adjetivos son necesarios para reafirmar el sustantivo. Y para vosotros debe haber dos sustantivos fundamentales: hijos (hijos de Dios) y hermanos (hermanos de todos los hombres)».

Los 16 nuevos diáconos son: David Benito Lázaro, Walter Antonio Bonilla Medrano, Francis Henry Santana Bowles, Arsenio Fernández de Mesa Sicre, Francisco Javier López Fernández, José Pablo Oroz Cortés, Bernabé Rico Godino, Ignacio Sansón Bejarano, Carlos Eduardo Ortega Yong, y Maxi Troncoso Peña (todos ellos del Seminario Conciliar); Pablo Javier Lombardero y Blanco Pedro Sepúlveda Contreras (del seminario Redemptoris Mater); Fernando Ortiz Arbulú (Pro Ecclesia Sancta); Rafael Palos Hidalgo (Discípulos de los Corazones de Jesús y María); y Matthieu Bakenda Tshibinkufua y Espérant Makashi Mabudi, de la diócesis de Mweka, en la República Democrática del Congo.

Junto al cardenal y a sus cuatro obispos auxiliares han concelebrado cerca de un centenar de sacerdotes. Las lecturas han sido las correspondientes a este domingo, XIII del Tiempo Ordinario. La primera de ellas, del segundo Libro de los Reyes, habla del episodio del profeta Eliseo con una mujer de Sunén, que lo reconoce como «hombre de Dios» y lo acoge en su casa, recibiendo como contrapartida a su acogida la promesa del nacimiento de un hijo. La segunda, de la Carta de San Pablo a los Romanos, nos recuerda que «si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él; pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; la muerte ya no tiene dominio sobre él». En el Evangelio de Mateo, por último, Jesús dice a sus apóstoles que «el quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mi no es digno de mí; y el que no coge su cruz y me sigue no es digno de mí».

La ceremonia ha comenzado a las 18:00 horas y ha durado dos horas y diez minutos. Debería haberse podido seguir por el canal Youtube de la diócesis, pero solo ha podido hacerse a medias, pues la conexión ha fallado, y cuando se ha recuperado la señal ha vuelto a perderse varias veces más.

Print Friendly, PDF & Email