Revista Ecclesia » Oscar Ejea presenta los desafíos de la Iglesia argentina para los próximos años
Internacional Última hora

Oscar Ejea presenta los desafíos de la Iglesia argentina para los próximos años

El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Oscar Ejea, compartió una serie de reflexiones sobre los desafíos de la Iglesia argentina para los próximos años.

 

El prelado argentino se expresó sobre los dos primeros desafíos que tendrá la Iglesia argentina en los próximos años. «El primer desafío es misionero y está planteado por el Papa en Evangelii Gaudium que es una carta programática ‘sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo’. La Iglesia sirve para este único fin, para evangelizar», expresó en primer lugar.

«El contexto inmediato de la pandemia ha dejado profundas huellas de enojo, tristeza, desilusión y miedo. Todas estas esquirlas que deja la pandemia, no pueden ser evaluadas convenientemente por la cercanía en el tiempo. Esta salida misionera de nuestra Iglesia se enfrenta a esta realidad y a este contexto».

La primera actividad misionera

«Toda misión comienza con una escucha de aquellos y aquellas con quienes me voy a vincular. Junto con todo el Pueblo de Dios que evangeliza debemos llevar adelante esta profunda conversión pastoral y misionera con la que estamos en deuda».

Segundo desafío: El Sínodo, en esta etapa en su fase diocesana

«El pueblo evangeliza al pueblo, somos todos hijos, todos hermanos, todos ungidos y todos enviados. ‘No hay que hacer otra Iglesia sino hacerla distinta’ dice el Papa citando a Congar»

Sobre el Sínodo, el obispo expresó que «la Iglesia sale a escuchar en un mundo de oídos sordos en el que cada grupo escucha su propio discurso. Ante la propuesta del Sínodo existen diversas reacciones y temores. Desde este lugar de presidente de la CEA que vengo ocupando en estos años he visto con claridad a sectores de una mentalidad secularizada, muy enquistados en algunos medios de comunicación, que no vacilan en usar la desinformación, la calumnia y la difamación para agredir a la Iglesia buscando expulsarla del espacio público».

Citando el Nº6 del documento preparatorio del Sínodo, el obispo Ojea finalizó este mensaje expresando que «debemos desenmascarar continuamente a estos dos extremos sin dejarnos vencer por un secularismo que mundaniza a la Iglesia ni por un integrismo que le impide inculturarse y leer apropiadamente los signos de los tiempos».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas