Iglesia en España Última hora

Orihuela-Alicante: Murgui implora paz, salud y trabajo en su mensaje para el Año Nuevo

Paz, salud y trabajo. Estas son las tres peticiones a Dios que hace el obispo de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui Soriano, en su mensaje de Año Nuevo, que lleva por título «Oración por la paz, compromiso por la esperanza». Vivamos este difícil momento con el que comenzamos 2021 —pide— «como una oportunidad». Una oportunidad para, «con la gracia de Dios, cambiar, priorizar en las cosas esenciales, desembarazarnos de superficialidades y atender a urgencias que nos reclaman (…)».

El prelado oriolano insta a orar por la paz en el mundo, y también en nuestro país, donde —recuerda— «vivimos momentos agravados por leyes que afectan a la vida y a la libertad, como son las recientes sobre la eutanasia y la educación». La «triste dinámica de la actual política» —constata— rompe o aleja consensos, ahonda en fracturas seculares y enciende «fuegos peligrosos en un momento de especial vulnerabilidad en el cuerpo social de nuestro país, asaltado por emergencias que requieren unir las fuerzas de todos».

Murgui llama a los fieles a implorar asimismo a Dios por «el necesario don de la salud», y de manera especial por los enfermos y por quienes les cuidan. «En tiempos especialmente difíciles, como son los nuestros —escribe—, salen a relucir aspectos negativos de las personas y de la misma sociedad (…), pero también se manifiestan aspectos positivos del cuerpo social y de hombres y mujeres que con su callado servicio y calidad moral hacen posible que sigamos funcionando, hacen posible que la vida y el amor, el cuidado sacrificado por los demás, sigan mostrando la huella de Dios en lo mejor de muchísimos seres humanos; las paredes de Residencias y Hospitales, de tantos servicios y hogares son testigos mudos de esta verdad».

Sed sensibles a los más vulnerables

El obispo de Orihuela-Alicante pide al Altísimo igualmente por ese enorme tesoro que es el trabajo, ante esta crisis económica, laboral y social cuyos efectos están todavía por determinar. «Especialmente seamos sensibles a los más vulnerables, sensibles a tantas familias en necesidad», ruega a sus diocesanos. Pide a estos que ayuden a los quienes más lo necesitan través de los hombres y mujeres que trabajan en Cáritas, en Migraciones, y en los demás servicios sociales.

El pastor alicantino recuerda que en esta Jornada Mundial de la Paz que hoy celebra la Iglesia, convertida ya en tradición, el Papa Francisco nos invita a hacer realidad la «cultura del cuidado» como camino hacia la paz, una cultura —dice— que nos obliga a preservar la dignidad y los derechos de la persona, el bien común, la solidaridad, la protección de la creación… y que está llamada a erradicar la cultura de la indiferencia, el rechazo y la confrontación que prevalecen hoy día.

Murgui termina su mensaje exhortando a los fieles a celebrar el Año de San José convocado por el Papa Francisco, que transcurre desde el pasado 8 de diciembre hasta el mismo día de 2021. «Os animo a tener especialmente a S. José presente en este año, sobre todo las parroquias que lo tienen como titular, diez en nuestra Diócesis, y aquellas instituciones y servicios que le pueden estar vinculados, como la pastoral de la buena muerte y de los enfermos, tan relevantes en tiempos de pandemia».

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME