Un momento de la ordenación
Iglesia en España Última hora

Ordenados un sacerdote y cinco diáconos en Oviedo

Esta por la tarde, el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, ha ordenado en la catedral de la ciudad a un sacerdote y cinco diáconos, tres de ellos permanentes. Sanz Montes les ha pedido a todos repartir «lo que recibís de Dios». «No es un don para vuestro privado aprovechamiento, sino para ser instrumentos del Señor que con el ministerio os acercáis a aquellos que la Iglesia os irá confiando», ha añadido.

El arzobispo ha continuado diciendo que «vivimos en un mundo despiadadamente solitario, asustado, fugitivo, que vive de espaldas a Dios en no pocos momentos». En concreto, se ha dirigido a los diáconos permanentes: dos de ellos tienen familia y ha querido agradecer «a vuestras esposas, a vuestros hijos», el haberles acompañado en el camino vocacional. «Ha ido naciendo la inquietud que luego ser verificó como auténtica vocación para servir a Dios en el ministerio diaconal», ha afirmado.

Sanz Montes les ha invitado a los seis a desempeñar su ministerio con esperanza y compasión. «En estos momentos de dolor con la pandemia que nos deja a la intemperie de miedos, ¿no necesita nuestro mundo un aire fresco en sus calles, un viento de esperanza por quienes han experimentado la misericordia de Dios y perdonan de corazón como una parábola viviente?», ha afirmado.

Los nuevos ordenados

Miguel Vilariño, natural de Oviedo y de 27 años de edad, es el nuevo sacerdote. Pertenece la parroquia de San Pablo de la Argañosa y reconoce que, aunque vivió diversas experiencias, como su paso por la Escolanía de Covadonga, fue la parroquia, sus catequistas y sacerdote, quienes le ayudaron a acercarse «un poco más a Dios». Así, con el tiempo, «se fueron dando algunas circunstancias en mi vida y algunas preguntas, con las que poco a poco me fui acercando al Seminario. He estado allí siete años discerniendo esa vocación, intentando saber si de verdad Dios me llamaba para este camino». u futuro próximo se sitúa en la UP del Narcea, que comprende treinta parroquias y donde compartirá su labor pastoral con dos sacerdotes más, a los que conoció en el Seminario.

Marcos Argüelles es uno de los dos seminaristas ordenados diáconos este domingo en la catedral. Tiene 28 años y procede de Pola de Siero. «Estudiando Historia en la Universidad de Oviedo, me di cuenta de que tenía inquietud por ser sacerdote, y pensé que tenía que probar a entrar en el Seminario –recuerda–. Consultándolo con mi director espiritual en aquel momento, éste me animó a acabar primero el Grado de Historia, y al terminar, entré en el Seminario para discernir esa vocación».

Arturo José Matías, por su parte, es natural de Gijón, tiene 46 años, estudios de Geología y, antes de ingresar en el Seminario, estuvo trabajando en obra civil. A lo largo de estos años, ha colaborado con las parroquias de Contrueces y San Vicente Paúl, en Gijón, así como en Posada de Llanera.

A partir de hoy, Asturias cuenta con nueve diáconos permanentes repartidos por toda su geografía. Los tresnuevos diáconos permanentes cuentan con 56 años (José Luis García), 58 años (Alfredo Jesús García) y 62 (Antonio Huélamo).

Print Friendly, PDF & Email