Diócesis Iglesia en España

Ordenación sacerdotal en Santander

«Una aventura que merece la pena»

«Cuando uno se deja seducir por el Señor se dejan fácilmente por él la familia y las redes, los parientes y la profesión, el futuro que pudo ser cuajada realidad matrimonial y familiar».

Así ha denominado Mons. Manuel Sánchez Monge, obispo de Santander, el camino emprendido por este nuevo diácono, D. Marcel Lucaci: «Una aventura que merece la pena». Para D. Manuel este paso «trascendental camino del sacerdocio» es una invitación a que otros jóvenes se pregunten y se dejen «aconsejar por el Espíritu Santo».

La ceremonia, presidida por el Obispo, fue concelebrada por otros treinta sacerdotes diocesanos y tres diáconos permanentes que han querido acompañar a Marcel, apoyando su decisión de dedicar su vida al servicio del Señor y de los hermanos. Un servicio que no puede ser confundido con el que se desempeña desde una ONG, sino que brota del ejemplo que nos dejó el mismo Jesús.

Sus padrinos de ordenación, los sacerdotes Ángel Antonio Murga y José Francisco Palma, con los que ha compartido trabajos pastorales el neodiácono, han sido los encargados de ayudarle a revestirse con las vestiduras propias de este ministerio: la estola cruzada y la dalmática.

No han querido perderse este gran acontecimiento diocesano grupos de fieles provenientes de las parroquias en las que ha estado destinado, y de la comunidad de La Canal y de otras realidades de Iglesia como la renovación carismática y los Neocatecumenales, que han dado colorido con sus voces a una celebración de por sí muy solemne. En los próximos meses, seguirá dando respuesta a su proceso vocacional con el siguiente paso: la ordenación sacerdotal.

Dejarlo todo y seguir al Señor

Marcel ya ha dejado su país para responder su vocación, y entre los jóvenes de hoy muchas veces se ven las privaciones que suceden tras la ordenación, por la que uno deja de vivir para si mismo, para pasar a depender de la Iglesia, representada en la figura del Obispo al que se promete respeto y obediencia en la ordenación.

También el celibato es, en apariencia, otra de las dificultades para decidirse a ser sacerdote hoy, pero «cuando uno se deja seducir por el Señor se dejan fácilmente por él la familia y las redes, los parientes y la profesión, el futuro que pudo ser cuajada realidad matrimonial y familiar». Con esta idea y agradeciendo a los que han vivido de cerca el proceso de Marcel concluyó, el Obispo de Santander, poniendo el centro de atención en la fuerza de la llamada de Dios, que es quien «ha venido para servir y no para ser servicio» y que a partir de hoy invita a Marcelo a seguirlo de este modo, concretándolo en su vida de servicio a los más desfavorecidos.

Delegación de Medios de Comunicación Social

@Santanderiensis http://www.diocesisdesantander.com

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.