Diócesis Iglesia en España

Ordenación sacerdotal en Lugo de Nicolás Susena Presas

Ordenación sacerdotal en Lugo de Nicolás Susena Presas

Sábado 14 de abril en la catedral B. de Lugo

Hoy sábado 14 de abril, a las 17 h la catedral de Lugo acogió la ordenación sacerdotal de Nicolás Susena Presas (Lalín, 1992).

Nicolás Susena realizó sus estudios de primaria, secundaria y bachillerato en su pueblo natal, éstos últimos en el instituto Ramón María Aller Ulloa.

Obtuvo el grado en Estudios Eclesiásticos en la Universidad San Dámaso, Madrid. Y actualmente realiza un máster en Ciencias del matrimonio y la familia en el Instituto Juan Pablo II, con sede en Madrid, a la vez que se especializa en teología moral en la Universidad San Dámaso.

Su colaboración pastoral en esta etapa de diaconado la ha realizado en la Parroquia de A Milagrosa, en Lugo, a la vez que realiza los estudios en Madrid y colabora, también, en la Parroquia San Juan Crisóstomo de dicha ciudad.

 

Algunos datos

Desde el año 2010 han sido ordenados seis sacerdotes en esta diócesis.

En la actualidad, en el Seminario diocesano de Lugo hay cuatro seminaristas mayores. Y el Seminario Redemptoris Mater, que comparte las instalaciones con el seminario diocesano, cuenta con seis seminaristas mayores.

 La celebración

En la Ordenación Sacerdotal, a la que está invitada toda la comunidad diocesana, el Obispo confiere el Presbiterado al candidato por medio de dos gestos imprescindibles: la imposición de manos, que realizan también todos los demás sacerdotes presentes, y la oración consecratoria sobre el candidato.

Todo el Rito de la Ordenación tiene lugar dentro de la Celebración de la Eucaristía y después de la Liturgia de la Palabra.

En primer lugar, el candidato es presentado al Obispo, que lo admite a la Ordenación. Tiene lugar después la homilía del Obispo y, tras ella, el futuro sacerdote hace públicamente las promesas del sacerdocio a propósito de los diversos aspectos del ministerio que le va a ser encomendado: la predicación de la Palabra de Dios, la presidencia de la celebración de la Eucaristía y de los demás sacramentos, la oración y la unión con Cristo.

La última promesa es la obediencia al Obispo, que el elegido hace arrodillado delante de él, con sus manos entre las manos del Obispo. Sigue a las promesas la letanía de los santos, que es cantada por toda la asamblea mientras el candidato permanece postrado en el suelo. Después de esta súplica litánica llega el momento de la imposición de manos y la oración del Obispo. Tras estos dos gestos, el candidato es ya sacerdote, y viste la estola al modo presbiteral y la casulla. El Obispo le ungirá entonces las manos con el Crisma, y le entregará la patena y el cáliz como signo de su ministerio esencialmente eucarístico.

El Rito concluye con el abrazo del Obispo al nuevo sacerdote, al que sigue el de todos los demás presbíteros presentes. La Eucaristía continúa entonces con normalidad en el Ofertorio. El nuevo sacerdote concelebra ya con el Obispo en el altar.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email