Diócesis Iglesia en España Noticias

Ordenación de presbíteros y diáconos en la catedral de Cádiz

Ordenación de presbíteros y diáconos que se ha celebrado el sábado 28 de septiembre en la catedral de Cádiz. “Que, con toda vuestra vida, mostréis siempre el rostro de Cristo, la actitud de Cristo el abrazo de Cristo”.  La Iglesia gaditana cuenta, dese hace unas horas, con cuatro nuevos diáconos: José Ignacio Canales Barrios, Rafael Galván Bello, Richard Charles Martínez y Daniel Robledo Pérez y dos nuevos sacerdotes: Gabriel Mourente Cano y Juan Carlos Ruiz Pizarro.

Los seis seminaristas, procedentes del Seminario Conciliar de San Bartolomé de nuestra diócesis han recibidos las Sagradas Órdenes de manos del obispo diocesano monseñor Rafael Zornoza Boy, en una ceremonia que ha reunido a casi medio millar de personas en la S.A.I. Catedral de Cádiz.

La ceremonia solemne ha comenzado con la procesión al altar en la que los candidatos ya se han mostrado visiblemente emocionados. Durante la homilía, el Obispo, se ha dirigido a ellos, y les ha recordado que “El sacramento que está en la base de los demás sacramentos es el sacerdocio. El sacramento personal por el que Cristo se hace presente en el mundo y habita en una manera humana que prolonga la Encarnación, en todos mediante el Bautismo, pero tiene que haber unos hombres que lo hagan visible, dispensadores de su gracia, que sean como el icono de Cristo vivo”.

El prelado ha tenido palabras para los nuevos y también para los ya veteranos sacerdotes, presentes: “Sois un regalo para la Iglesia y para el mundo” y ha recordado que “Este regalo es una inmensa gracia para vosotros pero, el sacramento que recibís, es sobre todo para los demás”.

A los seis ordenandos les ha subrayado la importancia de una consolidada vida de oración: “de vuestra oración depende el fruto de vuestro apostolado. Los sacerdotes necesitamos cada día ser transfigurados por un encuentro siempre nuevo con el Señor que nos ha llamado” y ha destacado que “hoy entra el Señor de una manera especial en vuestras vidas, siembra esta gracia”. Refiriéndose a lo que les espera a todos ellos, más temprano o tarde, ha afirmado que “La vida sacerdotal es un dejarse transformar por la gracia de Dios para que nuestro corazón se vuelva misericordioso, inclusivo, compasivo como el de Cristo” y les ha animado a que “Cristo esté siempre en vuestro corazón, en vuestra mente, en vuestros deseos, que Cristo se muestre en vuestras obras, en vuestras palabras, en vuestro testimonio”.

El prelado ha incidido en la necesidad de una intensa vida espiritual recordando que “la unión espiritual con Cristo es la fuente para evangelizar” y parafraseando al Papa Francisco, ha repetido que la Iglesia “no necesita tanto funcionarios, burócratas como misioneros apasionados devorados por el entusiasmo de comunicar la verdadera Vida”.

Al final de su homilía, el obispo de Cádiz y Ceuta ha realizado una llamada vocacional ante los numerosísimos jóvenes, chicos y chicas, presentes en la Catedral destacando que la vida de entrega, cuando Dios llama, es plena y feliz.

Uno de los momentos más emotivos ha sido la súplica litánica, en la que los ordenandos se postran en señal de entrega total, servicio y humildad y la imposición de las manos por parte del Obispo, gesto apostólico y que culmina la ceremonia de ordenación. Los nuevos diáconos han prometido consagrarse al servicio de la Iglesia, vivir y proclamar la fe y el celibato apostólico así como acrecentar el espíritu de oración mientras que las promesas de los presbíteros han sido las de desempeñar siempre el ministerio sacerdotal como buenos colaboradores del Orden episcopal, realizar la predicación de la Palabra y presidir los misterios de Cristo, esto es, los sacramentos de la Iglesia, especialmente la Eucaristía y la Reconciliación.

Tras la recepción de las vestiduras propias de cada ministerio y del abrazo con el resto de sacerdotes, la liturgia propia de la Santa Misa ha transcurrido de manera normal. Los nuevos sacerdotes han consagrado, junto al resto del presbiterio, las especies sagradas y, junto a los diáconos han podido distribuir la comunión a unos familiares y amigos visiblemente emocionados.

Los nuevos sacerdotes cantarán, en los próximos días, sus Primeras Misas.

Comenzará Juan Carlos Ruiz, el domingo 29 de septiembre a las 12:00 en la parroquia de San Jorge de Alcalá de los Gazules, su pueblo natal y Gabriel Mourente, dirá su Primera Misa al día siguiente, el lunes, en la Parroquia Castrense de San Francisco de San Fernando a las 11:30 h.

Print Friendly, PDF & Email